Washington, EEUU.- Científicos analizaron los métodos estadísticos utilizados en las publicaciones científicas sobre acuicultura del año 2013, y concluyeron que se hace un mal uso de las pruebas de comparación múltiple o son insuficientes los procedimientos de contraste usados.

Científicos del Departamento de Biología de la Washington State University y del Aquaculture and Fisheries Group de la Wageningen University (Holanda) analizaron los métodos estadísticos utilizados en artículos publicados en revistas internacionales científicas sobre acuicultura durante el año 2013.

En las investigaciones acuícolas, las variables independientes son cualitativas, cuantitativas o combinaciones factoriales. Ellos indican que la estructura de una variable independiente cualitativa se refiere a la existencia de una relación entre sus diferentes variantes, de una forma que sugiere que algunas variantes se pueden agrupar y luego compararlos con otros grupos de variantes; mientras que un estudio con una variable independiente cuantitativa, cada variante de esta variable representa un tratamiento.

Por otro lado, en un estudio con dos o más variables independientes, también llamado experimento factorial o multifactorial, los tratamientos representan todas las posibles combinaciones de las dos o más variables independientes. Tras una análisis de varianza ANOVA que muestra que hay diferencias significativas entre tres o mas tratamientos, una prueba de comparación múltiple, un procedimiento de contraste ortogonal, o un procedimiento de contraste polinomial es aplicado para separar o presentar la relación entre los tratamientos, de acuerdo con la naturaleza y estructura de la variable independiente.

“El uso de múltiples pruebas de comparación como la Diferencia Significativa Mínima, el Rango Múltiple de Duncan, la Diferencia Significativa de Tukey, las pruebas de Bonferroni y Scheffe, son más relevantes cuando no hay estructura en la variable independiente cualitativa; de lo contrario, el uso del procedimiento de contraste ortogonal, que permite la comparación de los tratamientos relacionados o grupos de medias para otros tratamientos, es más apropiado” dijeron los científicos. Ellos más resaltan que el procedimiento de contraste ortogonal es también apropiado para los experimentos factoriales.

“Con las variables independientes cuantitativos, el uso del procedimiento polinominal, que detecta la tendencia de la relación o regresión que existe entre las variables independientes y de respuesta es la apropiada”.

Los científicos reportan que sus análisis demostraron que en ninguno de los estudios, en los que la variable independiente fue cualitativa con una estructura de datos, los datos han sido analizados usando el procedimiento de contraste ortogonal.

Por otro lado, los científicos indican que “Los datos de sólo el 34% de los estudios en los que la variable independiente fue cuantitativa han sido analizados mediante contraste polinominal (regresión), mientras que sólo el 13% de los estudios con un diseño factorial han sido analizados utilizando el procedimiento de contraste”.

Ellos recomiendan que los editores sólo deberían publicar los estudios que utilizaron los procedimientos estadísticos adecuados, que se ajustan a la naturaleza de las variables independientes de interés.

Referencia:
Yossa R. and M. Verdegem. 2015. Misuse of multiple comparison tests and underuse of contrast procedures in aquaculture publications. doi:10.1016/j.aquaculture.2014.12.023
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0044848614006462