Coquimbo, Chile.- La iniciativa de acuicultura sostenible para Atacama, Coquimbo y Valparaíso será liderada por la Universidad Católica del Norte y Fundación Chile. También contará con la colaboración de la U. Austral de Chile, la U. de Chile, instituciones internacionales y empresas asociadas. El costo total del proyecto asciende a $ 10.800 millones y sus cinco pilares serán: ciencias básicas aplicadas, co-ejecución, escalamiento productivo, vinculación y transferencia tecnológica y sustentabilidad económica.

Como referente mundial en acuicultura, específicamente en la producción de salmónidos, Chile cuenta con una industria madura y posicionada en los mercados internacionales. Sin embargo, esta situación también presenta algunos problemas: un carácter monoproductor, una excesiva concentración geográfica y una cuestionada sostenibilidad ambiental. En este escenario, la Universidad Católica del Norte (UCN) y Fundación Chile (FCh) se han unido en el desafío de levantar el “Centro de Innovación y Desarrollo para una Acuicultura Sostenible”, una plataforma científica tecnológica moderna para las regiones de Atacama, Coquimbo y Valparaíso.

Según estimaciones de la FAO, el incremento poblacional y la ascendente tasa de consumo de productos del mar generarán para el año 2030 un déficit de alrededor de 30 millones de toneladas de productos marinos. Considerando el estancamiento que afecta desde hace unos 10 años a las pesquerías globales, este déficit solo podrá ser suplido a través de la acuicultura.

Consecuentemente, Chile deberá impulsar fuertes cambios con miras a diversificar su matriz de producción marina, creciendo en productos acuícolas tanto para el consumo interno como para mercados internacionales. Eso sí, teniendo presente que las demandas globales de productos destinados al consumo humano y animal exigirán cada vez más una producción enmarcada en una estrategia de sostenibilidad ambiental, diversificada y desconcentrada regionalmente.    

Atendiendo a esta necesidad de desarrollar una acuicultura ambientalmente sostenible, con una tecnología de frontera y orientada a lograr mayor eficiencia productiva en los recursos acuícolas seleccionados para diversificar la acuicultura del país, el nuevo centro tecnológico apostará por obtener  productos de alto valor nutricional, bajo costo ambiental e impacto económico. El desafío se generará en UCN y FCh, dos instituciones que vienen enfrentando el desafío acuícola en la zona norte de Chile desde hace más de 25 años. Asimismo, se contará con la colaboración de la U. Austral de Chile, instituciones internacionales y empresas asociadas.

El costo total del proyecto asciende a cerca de $10.800 millones, de los cuales Corfo aportará $ 6 mil millones, en tanto los beneficiarios (UCN y FCh) contribuirán con $4.219.800.000,  los co-ejecutores (U. Austral de Chile, U. de Chile e instituciones internacionales) con $164.400.000 y las empresas asociadas con $380.041.830.          

El nuevo centro tecnológico aprovechará la infraestructura acuícola y científico-tecnológica que la U. Católica del Norte y Fundación Chile mantienen en la región de Coquimbo, para desarrollar tecnologías productivas en las especies de interés comercial. Ambas instituciones poseen la experticia para llegar a domesticar especies de moluscos, crustáceos y peces, y transferirlas al sector privado, con el fin de diversificar e incrementar la producción de recursos acuáticos. La UCN, con una mirada más científica, abordando aspectos transversales desde la biología básica orientada a la producción acuícola, hasta el desarrollo de tecnologías de cultivos experimentales, y FCh, con un mayor acercamiento a procesos de escalamiento productivo y producción piloto comercial, con el fin de evaluar la problemática acuícola desde la óptica de un productor privado.

“En definitiva -subraya Alfonso Silva, decano de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN- la creación del Centro de Innovación y Desarrollo para una Acuicultura Sostenible se fundamenta en una alianza estratégica necesaria y potente, que mira la experiencia salmonera del sur de nuestro país para aprender tanto de sus éxitos como de sus desafíos aún pendientes; que quiere posicionarse como un referente mundial en la generación de tecnologías acuícolas que permitan aportar al déficit proteico global denunciado por FAO; y que impulsará la diversificación acuícola del norte de nuestro país, para conducir a claros efectos productivos y sociales en las comunidades del borde costero”.

Por su parte, el gerente de Acuicultura de Fundación Chile, Andrés Barros, señala que “el desarrollo acuícola del norte es una oportunidad de diversificación en especies y geografía, hoy concentrado en el salmón y el sur del país. Este Centro apoyará la consolidación de una nueva industria exportadora en peces y moluscos a través del desarrollo aplicado y transferencia de tecnologías para la acuicultura de pequeña y gran escala, donde la U. Católica del Norte y Fundación Chile tienen una vasta experiencia”.

Los cinco pilares

El centro estará sustentado en cinco pilares científico–tecnológicos que interactuarán y se potenciarán mutuamente, unidos por el objetivo de desarrollar tecnologías productivas basadas en conocimientos científicos,  y responder a la demanda de empresas tecnológicas interesadas en cultivar con un alto grado de domesticación y estabilidad productiva.

Los cinco pilares corresponden a igual número de subprogramas: 1) Ciencias Básicas Aplicadas en áreas como nutrición, patología, ingeniería y tecnología de cultivo,  genética y sustentabilidad ambiental, a cargo de especialistas de la UCN; 2) Co-Ejecución, desarrollado en alianza con  la U. Austral de Chile, la U. de Chile e instituciones internacionales, para completar procesos de I+D transferibles y generar e instalar capacidades en el mismo centro tecnológico; 3) Escalamiento Productivo de las tecnologías desarrolladas experimentalmente, responsabilidad que tendrá FCH. Este subprograma permitirá dimensionar económicamente los efectos de las tecnologías creadas y efectuar los ajustes tecnológicos necesarios para alcanzar rendimientos productivos de interés de las empresas del sector; 4) Vinculación y Transferencia Tecnológica, junto a formación de capital humano, desarrollo de programas de difusión y generación de demandas tecnológicas desde las empresas instaladas o nuevos emprendimientos productivos, tarea que estará en manos de una unidad independiente que operará desde el centro; y 5) un subprograma de Sustentabilidad Económica, con una mirada en el largo plazo, basada en los productos y servicios que éste generará: transferencia de tecnologías productivas; paquetes tecnológicos completos; programas de capacitación acuícola; abastecimiento de semillas y juveniles de varias especies de moluscos y peces, sanitariamente certificados; abastecimiento de material genético seleccionado; licenciamiento para la aplicación de programas de selección genética; diseño, a nivel de ingeniería de detalle, de proyectos acuícolas productivos, con tecnología moderna; y diseño,  patentamiento y licenciamiento de fórmulas para elaborar alimento de especie específico.

Fuente: Fundación Chile