Roma. La organización Food and Agriculture Organization (FAO) dijo que se deben realizar grandes esfuerzos para sacar a los pescadores de la pobreza, y reducir la sobreexplotación de las poblaciones de peces amenazadas.

 

“Mientras que el rol de la pesca, en ayudar a la gente de las comunidades más pobres del mundo, a alimentarse y evitar pobreza extrema, no sea entendido, nuestros estudios revelaron que a pesar  del alimento y de los ingresos que la pesca brinda, muchas comunidades pesqueras viven en la pobreza” dijo Ichiro Nomura, Asistente del Director General de Pesca y Acuicultura de FAO.

Las comunidades pesqueras frecuentemente están sobrepobladas y están caracterizadas por tener condiciones de vida por debajo del estándar, con residentes que tienen niveles muy bajos de educación y con carencia de acceso a los servicios, como educación y salud, e infraestructura, como carreteras y mercados. Muchos pescadores no tienen derechos a la propiedad en la cual viven.

Las oportunidades de empleo en campos diferentes a la de la pesca (una ocupación extremadamente peligrosa) son limitadas.

Debido en parte a su pobreza y vulnerabilidad, las comunidades pesqueras también tienen  problemas como una alta tasa de infección en VIH. En países en desarrollo de África, Asia y América Central, la tasa de infección es de cinco a 14 veces mayor en las áreas pesqueras, que en la población en general.

“Se requieren de grandes esfuerzos para afrontar los diversos factores esenciales de esta realidad, o estas comunidades simplemente continuaran esperando, sobreviviendo día a día, viviendo en la pobreza, y no gestionando las poblaciones pesqueras locales como se deben” dijo Nomura.

FAO declara que la pobreza contribuye a la pobre gestión pesquera, lo que disminuye las poblaciones pesqueras costeras y del continente.

De acuerdo a FAO, grandes esfuerzos para promover los temas de educación, ingresos y salud en las comunidades pesqueras no solo ayudara a combatir la pobreza y problemas sociales, si no que también beneficiara en solucionar los problemas relacionados a las poblaciones de peces.

En adición, el conceder derechos legales a los sitios de pesca para los pescadores a pequeña escala, incrementan su responsabilidad en la gestión de las pesquerías locales y proveer entrenamiento, podrían a ayudar a solucionar la pobre gestión y la degradación de la población.

El tema de pobreza y problemas sociales en las pequeñas comunidades pesqueras, fue discutió por 131 países que participaron en el encuentro  del Comité de Pesca de FAO, el mes pasado, quienes llamaron a la adopción de principios de derechos humanos en el desarrollo social y un enfoque basado en los derechos para gestionar las pesquerías a pequeña escala.