Experto Acuícola participó en ciclo de asesorías internacionales para la innovación de la acuicultura rural y nuevas especies de interés que desarrolla nuestra universidad a través de la Escuela de Acuicultura y el Gobierno Regional.

 

La Escuela de Acuicultura de nuestra universidad recibió la visita del experto en Acuicultura rural, Walter Valverde, quien es Sub Director de Asistencia Técnica y Transferencia Tecnológica del Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero (Fondepes) en Perú, entidad abocada a impartir asistencia técnica y promoción de la acuicultura rural.

EXPERTO

El Fondepes, señaló Valverde, esta abocado a brindar asistencia técnica y tecnológica a comunidades campesinas grupos organizados y empresas privadas. La función principal de esta institución es integrar la acuicultura a las zonas más apartadas y pobres del país.

En la oportunidad, el experto presentó el modelo de desarrollo de la acuicultura rural en su país y el manejo de distintas especies para una implementación y trabajo acorde a las distintas condiciones de producción.

PROYECTO

Para Javier Quevedo, académico de la Escuela de Acuicultura de la UC Temuco, durante varios años la Escuela ha estado incentivando el desarrollo de la actividad acuícola sustentable regional, con el convencimiento que es una real alternativa para mejorar la actividad económica de la Región de la Araucanía y con ello, la calidad de vida de la mayoritaria población rural que existe en ella, aseguró.

De esta manera, el académico señaló que dentro de estas actividades nuestra institución ha financiado los viajes de profesionales de la Escuela a diferentes países en los cuales la acuicultura tiene un modelo de funcionamiento similar al que consideramos que debiera esta actividad en nuestra región.

Para Quevedo, nuestra región ofrece recursos para el desarrollo de un modelo de Acuicultura Rural de Pequeña Escala (ARPE) de características propias. Este modelo acuicultura rural, aseguró, corresponde a dos ámbitos distintos de una parte una acuicultura rural de autoconsumo o acuicultura tipo I; y de otra una acuicultura rural para pequeños emprendimientos y negocios o acuicultura tipo II. Ambas estrategias, básicamente recogen las características que para la ARPE propone la FAO y añade otras propias de ésta región.

El objetivo final de la ARPE no es en si misma la cría de peces, sino la mejora de las condiciones de vida del campesino, ya sea a través del consumo de un producto alimenticio de excelente valor dietético (acuicultura de autoconsumo o tipo I) o, además, mejorando el ingreso familiar (acuicultura de pequeño negocio o tipo II). Para asegurar el objetivo de la ARPE, son necesarios estudios sociales dirigidos a los grupos de atención, a través de metodologías de diagnostico rural participativo.