Estrategia, Chile. 
El socio controlador de AquaChile, Victor Hugo Puchi, aseguró que el actual marco legal sirve de base inicial, pero advierte que la industria salmonera sigue confinada a áreas muy limitadas, y eso hace que todas las concesiones sigan con la cercanía que tenían, por lo que es un factor de riesgo que no ha sido modificado.

—¿La Ley de Pesca y Acuicultura resolverá los problemas de la industria?
—Es un hito nada más, un paso, una herramienta, pero la disciplina de producción, los reglamentos y lo que la acompañará está por definirse y ejecutarse. Por lo que queda un largo camino para comprobar y demostrar el nuevo modelo de funcionamiento, lo que incluye cambios en los riesgos operacionales y sanitarios. Esto no depende de que un solo productor lo haga bien, sino de algo colectivo.

—¿Es suficiente lo que se promulgó?
—Es un paso importante, una base, pero está lejos de responder a lo que la industria miraba como cambio inicial. Entendemos el espacio político que predominaba para hacer la reforma, que era complicado.

—¿Qué faltó?
—Por ejemplo, la industria sigue confinada en las áreas aptas para acuicultura, que están muy limitadas, y eso hace que todas las concesiones sigan con la cercanía que tenían, sólo hubo cambios marginales, por lo que es un factor de riesgo no modificado. Ahora resta una segunda etapa de discusión, con temas esenciales. Muchas normas requieren readaptación y una tremenda flexibilidad para su aplicación, pues se trabaja con biología y factores de riesgo como terremotos y maremotos. 

—¿Es un buen dato que las siembras se hayan sextuplicado en febrero de este año, en comparación a junio de 2009?
—Las cifras de siembra de la industria no son datos públicos, entonces, no creo que se esté dando una cosa así, para nada. Hay mucha especulación en ello.

—¿Pero han crecido?
—Sí, obviamente, ya que la industria estuvo en el piso, y desde ese lugar es muy fácil aumentar, sin embargo, de ahí a lograr los niveles de producción que se anotaban antes de la crisis ISA, queda mucho por recorrer todavía.

—¿Podrá Chile reconquistar el terreno perdido ante Noruega?
—Chile va a tratar de recuperar sus mercados perdidos, donde era muy competitivo, y éste será un proceso lento, difícil y también costoso, porque los nuevos modelos de producción significarán mayores desembolsos a las compañías del sector, a pesar de ser más seguros. Vamos a tener que realizar esfuerzos de eficiencia.

—¿Debe fortalecerse la fiscalización al ingreso de ovas?
—La mayoría de los miembros del sector han sostenido que es un tremendo riesgo sanitario mantener el grado de libertad con que ha operado la importación de ovas, por el factor ISA. Lo que debiera ser parte de los reglamentos que se aplicarán.

—¿Subpesca ha dado luces de fortalecer su área acuícola?
—Hemos solicitado al gobierno que haya un Estado más fuerte, en cuanto a los organismos que controlan y regulan a la industria, y que no sólo aumenten en número de personal especializado, sino que implementen normas con eficiencia y destinen los recursos necesarios para esto en el cultivo marino en general.

—¿Cómo prevé el 2010 AquaChile?
—Estamos siendo una empresa bien cauta y vamos a ver cómo evoluciona el tema legal para determinar la velocidad de crecimiento de nuevo. Hay que considerar que éste será el año más bajo en cosechas, lo que va a repercutir en la actividad de la firma. Esperamos que en 2011 venga la reactivación.