San Salvador (La Jornada). Investigadores de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) y Universidad Autónoma Metropolitana, junto con campesinos de San Salvador Atenco, desarrollarán proyectos productivos en el ex Lago de Texcoco para demostrar que estas tierras son altamente productivas.

 

El proyecto incluye la instalación de criaderos de algas espirulinas y estanques de ajolotes, así como la reproducción de acociles (crustáceo de agua dulce parecido al camarón), ahuautle, pulga de agua y artemias, y la extracción de tequesquite.

La semana pasada un grupo de investigadores recorrió las tierras de los atenquenses para elegir los lugares donde se llevarán a cabo los proyectos.

Los especialistas obtuvieron algunas muestras de algas, ahuautles, ajolotes, acociles, artemias y pulgas de agua para analizarlas en laboratorio y, con base en los resultados, diseñar los programas.

Gustavo de Jesús Medina Miranda, especialista en mecánica agrícola de la UACh, explicó que se busca aprovechar la flora y la fauna en beneficio de los habitantes de Atenco.

En una primera etapa se instalarán criaderos de algas espirulinas. ''De 1.7 hectáreas se puede obtener cada 36 horas hasta una tonelada de algas, que son consideradas el alimento del futuro'', señaló Medina Miranda.

Indicó que la espirulina contiene de 65 a 70 por ciento de proteína, y todos los aminoácidos esenciales en ''perfecto equilibrio'', mientras que la carne sólo tiene 22 por ciento de proteína.

Respecto de la reproducción de acociles y la creación de estanques de ajolotes, el también integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra dijo que éstos sirven para elaborar platillos similares a los de la época prehispánica.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx