Vigo (Faro de Vigo). Se llama Pin, es una hembra de unos doce centímetros y el primer caballito de mar de la especie Hippocampus guttulatus criado en cautividad. Nació el pasado noviembre en el Instituto de Investigaciones Marinas (IIM) del CSIC, en Bouzas, dentro de un proyecto destinado a desarrollar técnicas para repoblar las rías gallegas y fue la única superviviente entre más de trescientas crías.

 

"No existe apenas documentación científica sobre la especie y cada ejemplar es muy valioso. La época de apareamiento empieza en mayo y esta vez intentaremos obtener mayor cantidad de crías para las que hemos diseñado un acuario nuevo", explica Miguel Planas, director del grupo de Biología y Fisiología Larvaria del IIM y coordinador del estudio.

En todo el mundo existen treinta y tres especies de este animal, clasificado como vulnerable, pero en las costas españolas sólo vive el Hippocampus guttulatus o "narizón", con el que se realiza el estudio, y el Hippocampus hippocampus, cuya presencia se supone menor en Galicia. "Son las menos vistosas por lo que no hay un interés comercial. Además su captura está prohibida, pero las poblaciones se han reducido porque se pescan accidentalmente", comenta Planas.

Los científicos recogieron veintiocho ejemplares, mitad hembras y mitad machos, en distintas zonas de las Rías Baixas que prefieren mantener en secreto para preservarlas. "Invertimos horas y horas de buceo y hubo días en blanco porque viven sobre algas idénticas a ellos", comenta Álex Chamorro, otro de los integrantes del grupo.

En el proyecto, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia, también participan el Instituto Canario de Ciencias Marinas y el grupo de Genética de la Universidad de Santiago, situado en el campus de Lugo.

Este último determinará "qué crías serán adecuadas para realizar un ensayo de repoblación de forma que se mantenga la biodiversidad genética que ya existe en el mundo natural y evitar problemas como la consanguinidad". Para ello, los investigadores lugueses han hecho "un DNI" a todos los ejemplares de Vigo y las futuras crías que se introduzcan en las rías irán identificadas con polímeros fluorescentes.

Enfermedades

El estudio también arrojará luz sobre las enfermedades habituales de los caballitos de mar: "La podredumbre de la cola, cuyo origen se desconoce, es muy típica. Varios de nuestros ejemplares murieron por esta causa y ahora estudiamos la microbiología del cultivo". Otra patología frecuente es la de la burbuja, que en Bouzas han evitado con acuarios específicamente diseñados. "Los animales ingieren burbujas y acaban muriendo", aclara Planas.

La técnica de cría utilizada también es pionera y se basa exclusivamente en la artemia, "una especie de camarón en miniatura" que los científicos deben alimentar a su vez hasta que alcanza el tamaño adecuado: "Hemos tenido animales que han duplicado el peso en un año, por lo que resulta satisfactoria".

Cada ejemplar tarda en llegar a la madurez unos 24 meses por lo que los científicos confían en que Pin comience a tener descendecia viguesa a partir del año próximo.

Fuente: http://www.farodevigo.es