(TabascoHoy). Aunque el municipio cuenta con grandes extensiones de territorio cubiertos de agua, la producción piscícola se encuentra en serios problemas, por lo que la única opción es la reproducción de especies en granjas, aunque siguen enfrentando serios problemas para la comercialización del producto ya logrado.

 


De acuerdo a la exigencia del mercado y según revela Juan Martínez Cornelio, los productores tienen que hacer un esfuerzo para colocar en los estanques las especies más comerciales, que luego se quedan en las aguas al no haber canales de comercialización.

Indica el productor, desde 1965 en que llegó a la entidad la especie Tilapia, se convirtió en la especie más comercial, por lo que han colocado en los estanques miles de alevines que ahora sirven para repoblar los esteros o granjas rudimentarias que ya han empezado a producir.

Según Martínez Cornelio, han logrado hacer producir los esteros formados por los canales que deja a su paso la paraestatal PEMEX en la zona de Francisco Becerra Bates, convertidos en granjas rudimentarias que albergan miles de peces que son alimentados de manera artificial.

Pero pese a que ya existe la producción, la falta de comercialización hace mella en el ánimo del productor, pues asegura que los coyotes son los que acaban con el ánimo de mantener crecimiento productivo al ofrecer pagarles precios muy bajos por las mojarras que al llegar al mercado local alcanzan hasta los 40 pesos el kilogramo.

Con la fertilización apropiada, los granjeros de peces pueden lograr que las especies aumenten su potencial de crecimiento, por lo que buscan llevar a los estanques alevines masculinizados o sexados que servirán para que cada 28 días estén ovopositando las especies.

En los esteros utilizados como granjas, se han depositado especies tales como la Tilapia, la carpa, la criolla o roja, cuya producción es mínima, debido a que crecen menos que la tilapia.

Martínez Cornelio, sostiene que en un sitio de 2 mil 500 metros cuadrados, pueden los productores de peces tener 25 mil alevines de cualquier especie, llegando a estar listos los peces para la venta llegado los 6 meses.

Asegura el granjero que la inversión es del rubro de los 50 mil pesos, lo que sugiere que aunque es redituable la siembra de peces, el problema lo tienen al faltar los canales de comercialización que frenan el deseo de hacer producir las aguas del municipio.

Fuente: http://www.tabascohoy.com.mx