Sinaloa (El Debate). Según información proporcionada por el acuicultor, en estos momentos todas las demás granjas tienen trabas para conseguir créditos con instituciones bancarias.
 

Una de las trabas principales es la exigencia del seguro; en ese sentido los empresarios coinciden en que se tiene que asegurar la granja. "Eso está claro, pero en el caso de la actividad acuícola ningún seguro responde por el problema de enfermedades", destacó el entrevistado.

 

Según los datos aportados por Sotelo Monge hay una empresa que sí asegura contra enfermedades, pero se quiere llevar el 20 por ciento de lo que den de crédito, más avalúo y si le suman el 50 por ciento del crédito se van en avalúos, seguros, contratos de trabajadores y proveedores. "No es posible seguir con éxito en la actividad con un crédito que el 50 por ciento va para accesorios y el 50 por ciento para producir."

 

Reclamo. La propuesta de quienes tienen inversiones en las granjas acuícolas es en el sentido de que el gobierno federal implemente un programa similar a lo que ya otorga a los productores agrícolas.

 

Atribuyó que los apoyos a los productores agrícolas y pecuarios son consecuencia de las manifestaciones que se han realizado en carreteras y tomas de oficinas, pero dijo que ellos no piensan en presionar de esa forma, pero a cambio el Gobierno "debe voltear a vernos y ver que somos un renglón importante en la generación de empleos y alimentos".

 

Reclaman la elaboración de un programa en el que se les ubique como sector productivo. También comentó que a los acuicultores les urge un fondo de garantía para obtener los créditos.

 

Hechos. Guasave fue pionero en la acuicultura, pero a decir de los representantes de este sector en estos momentos ya se quedaron a la zaga en comparación con Sonora, en donde el gobierno sí está apoyando la actividad productiva por la generación de empleos que origina.