Bruselas (Europa Press). El Consejo de Agricultura y Pesca retomará esta cuestión después de que en la sesión del mes de abril Francia y España bloquearan un consenso que preveía que el 60% de las angulas debían emplearse obligatoriamente a la repoblación, particularmente de los ríos del norte de Europa, los más desabastecidos.

 

El secretario general de Pesca, Juan Carlos Martín Fragueiro, participará en las discusiones relativas a pesca del Consejo en representación de la ministra, Elena Espinosa, que se encontrará de viaje oficial a China. Le acompañará la consejera de Agricultura y Pesca del Principado de Asturias, Servanda García.

La propuesta de la Comisión tiene como objetivo general recuperar una especie que vive en los ríos pero que emigra a los mares para reproducirse. Se pretende asegurar que el 40% de los ejemplares puedan hacer esta migración, para lo que obligará a los Estados miembros a que elaboren y presenten a Bruselas para su aprobación planes de gestión para cada una de sus cuencas fluviales. Se incluye también el conflictivo aspecto de la obligación en repoblación.

En el Consejo de abril que se celebró en Luxemburgo la propuesta inicial de la Comisión se modificó de manera satisfactoria para ampliar el plazo de presentación de dichos planes tal y como pedían delegaciones como la española, hasta el 31 de diciembre de 2008, o para incrementar la talla de la anguila que se destinaría obligatoriamente a la repoblación, pasando de entre 0 y 12 centímetros a entre 0 y 25 centímetros. También se contempló la posibilidad de destinar como paso previo estos ejemplares a la acuicultura.

Fuentes españolas afirmaron hoy que estos avances son positivos, porque, por ejemplo, el incremento de la talla supondrá que la repoblación podrá hacerse con anguilas y no solamente con angulas. También valoraron el paso previo por la acuicultura.

No obstante, afirmaron que el porcentaje del 60% obligatorio para la repoblación -que descendió desde un 75% en la propuesta inicial_sigue siendo inaceptable para España, que apuesta por que en los planes de gestión de sus cuencas se reconozca la "subsidiariedad" de cada país para decidir a qué actividad destinar la angula.

Esta oposición -compartida por la delegación francesa, que en abril habló de "propuesta con tintes soviéticos"_se debe a que Francia y España son los dos principales productores de angula, que venden particularmente en el mercado asiático a un precio que el mes pasado oscilaba alrededor de los 700 euros el kilo.

En concreto, Francia produce del orden de 200 toneladas anuales y España, entre 5 y 6, particularmente en la cornisa cantábrica o el río Guadalquivir y donde la comunidad autónoma más activa es el Principado de Asturias.

Las fuentes señalaron que España considera que destinar el 60% a la repoblación reduciría sus beneficios en la venta a precios internacionales y consideraron insuficiente que la propuesta indique que la repoblación se financiará con recursos del Fondo Europeo de Pesca (FEP).

Por el contrario, afirmaron que "no habría problema" si el documento señalara que "la angula de repoblación se pagará con el FEP al precio del mercado internacional de ese momento", algo que no aparece en la versión actual. "Si lo pagan al precio de libre mercado, no hay problema", insistieron y añadieron que España solicita "un precio que sea aceptable y que respete la libertad de mercado".

ATUN ROJO Por otra parte, está previsto que el Consejo adopte la propuesta que presentó la Comisión el pasado mes de febrero para fijar el total admitido de capturas (TAC) y las cuotas nacionales para la pesca del atún rojo. El documento de Bruselas asignó a España 5.568,21 toneladas, un 11% menos que en 2006.

Las fuentes explicaron que el acuerdo se tomará ahora definitivamente y no en el pasado mes de diciembre, cuando se cerraron los reglamentos de TACs y cuotas para la mayoría de las especies, porque el reparto de las posibilidades de pesca del atún rojo depende de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, en inglés), de la que forman parte los países de la UE y también otros como Japón, Canadá o Estados Unidos.

Después de las reuniones de la ICCAT en Dubrovnik en noviembre de 2006 -donde se adoptó el plan de recuperación-- y en Japón en febrero de 2007, la Comisión considera que la UE ya está en disposición de adoptar un acuerdo sobre la pesca del atún rojo para 2007 que, sin embargo, rechazan de momento los mayores pescadores europeos, Francia e Italia. Las fuentes señalaron que España es "uno de los países que más apoyado a la Comisión para la aprobación inmediata".

En teoría, el nuevo reglamento debería empezar seis meses después de la adopción del plan, el pasado noviembre en Dubrovnik, esto es, este mes de mayo, siempre que ninguna parte presente recurso, tal y como hizo Libia, retrasando el inicio hasta el mes de agosto.

En este escenario, Francia e Italia consideran que no existe tanta urgencia para adoptar ahora los planes, esperando, según indicaron las fuentes, que con el retraso no se vean obligados a aplicarlos durante la presente campaña.

A pesar de que estos dos países no tienen una minoría de bloqueo para impedir el acuerdo, las fuentes consideraron que cabe la posibilidad de que sean capaces de atraer a otros Estados miembros a su posición o que, simplemente, la Comisión no quiera cerrar un acuerdo con la oposición de Roma y París.

A estas dificultades se suma la posibilidad de que, si no hay acuerdo, la Comisión decrete el cierre de la pesquería a finales de este mes, alegando que ya se habrán agotado las posibilidades de pesca del atún rojo que de manera provisional pactaron los Estados miembros en diciembre, a razón de una cuota correspondiente a la mitad de la que tuvieron en 2006.