Madryn (Diario de Madryn). A fines de este mes estará decretada la tan esperada “certificación de aguas” del Golfo San José, el accidente geográfico que, al norte del istmo Carlos Ameghino, permite la explotación artesanal de recursos marítimos.

 

Se trata de una medida que garantizará la sanidad de dos especies de bivalvos, y que certifica que son productos aptos para consumir con la total seguridad que no presenta microorganismos patógenos, ni presencia de metales pesados, herbicidas, plaguicidas, libres y controlados de toxinas paralizantes, amnésicas y dearréicas. Esto era una exigencia que establecía la Comunidad Económica Europea para permitir el ingreso de los productos recogidos de ese golfo y procesados en Chubut.

El propósito es establecer la medotología y delimitar las responsabilidades para el control de las explotaciones comerciales de moluscos bivalvos destinadas a consumo humano, establecer las metodologías y procedimientos a aplicar por parte del contralor y organismo certificador, los permisionarios, productores, recolectores y transportistas, además de determinar la clasificación de las áreas de cultivos.

Esto fue anunciado ayer por el licenciado Eduardo Carlos Mondo, Director de Innovación Tecnológica y Nuevos Proyectos de la Secretaría de Pesca de la Provincia, al mantener una reunión con más de una decena de pescadores artesanales que operan sobre el Golfo San José.

A partir de ahora se podrá comercializar “nuevos productos, como la almeja, que era una especie que no se capturaba en el golfo por no poseer mercado local, además permite hacer posible la alternativa de cultivo de especies en todo el litoral” aseguró el funcionario.

Una de las cuestiones que más relevancia reviste para los pescadores artesanales de la zona, es que esta certificación abre nuevos mercados, lo que “posiblemente nos permita salir de la asfixiante situación económica que hemos vivido desde que nos iniciamos en esta actividad”, manifestó Manuel Suárez, quien desde hace más de cuarenta años subsiste a partir de la explotación de estos recursos.

La baja productividad y, consecuentemente, la difícil situación de las economías familiares de la veintena de pescadores, hizo que el gobierno provincial que encabeza Mario Das Neves llegara con el auxilio de un subsidio hace menos de dos meses, por lo que esta novedad anunciada ayer generó enormes esperanzas a los microemprendedores.

“Ahora podrán exportar a Estados Unidos, Europa y Japón” indicó Eduardo Mondo, además de “comercializarlo en todo el país”, ya que en esa reunión se ventiló que existe una fuerte demanda, frenada por la ausencia de esta resolución anunciada ayer, “por parte de grandes centros de consumo, de muy buen poder adquisitivo, como el de Puerto Madero, Mendoza y Córdoba”.
 
Fuerte inversión del Estado
El programa que se comenzará a implementar, “permitirá controlar y muestrear parámetros que con anterioridad no se fiscalizaban, y cambiar la conciencia de todos los involucrados en las líneas de extracción y procesamiento, en lo que se refiere a las prácticas del manejo de estas especies”.

La Secretaría de Pesca de Chubut puso en marcha este plan de certificación de aguas sobre todo el litoral de la provincia, ya que “no es una cuestión exclusiva del Golfo San José, sino que se viene realizando también en Camarones, Comodoro Rivadavia, Bahía Bustamante, y en breve se efectuará en Puerto Lobos. Esto implica un esfuerzo importante centrado en la obtención de los niveles de muestreo, pues mensualmente se realizaba el control de solo una toxina, y ahora se examina en busca de todo tipo de toxinas y semanalmente se muestrea una en particular, además de el rastreo de metales pesados y bacterias. El Estado Provincial invertirá anualmente alrededor de medio millón de pesos para gastos de ejecución”.
 
Construirán un laboratorio en Madryn
 
Para poder controlar metódicamente estas sustancias, la Secretaría de Pesca analiza instalar un laboratorio específico en Puerto Madryn, el que podría ser construido en el predio donde también funcionará el centro para el desarrollo de nuevas tecnologías. Se trata de una parcela ubicada frente a la planta de la firma Alpesca S.A. Este laboratorio “también resultará en un beneficio para las empresas pesqueras, pues allí se podrá obtener la certificación ISO 17.025. Permitiría que la producción que se procesa en el parque de Madryn se pueda analizar y certificar con sólo cruzar la calle con la muestra, y no tener que trasladarla hasta Buenos Aires como ocurre en la actualidad”.

Según explicó el director del área de innovación tecnológica de la Secretaría de Pesca, en ese laboratorio se podrá “atender las necesidades de toda la actividad pesquera, sean toxinas, microbiología, parasitología de bivalvos, y enfermedades que pueden presentar algunas especies, como los salmones en particular”.

También sería útil en el caso de que se realicen explotaciones de emprendimientos de acuicultura, tanto de río como de mar. Las empresas y emprendedores ahorrarían, a partir de la puesta en marcha del laboratorio, de todos los costos de transporte –muchas veces aéreo, debido a que tienen que llegar muestras vivas-, y posterior pago del servicio de análisis. “Si la provincia instala un laboratorio, las empresas no tendrán que invertir en poner uno en funcionamiento”, destacó al respecto Mota.

Fuente: http://www.diariodemadryn.com