Cuenca (El Comercio). La bruma domina el paisaje en la granja de Chirimachay en el Parque Nacional El  Cajas. Allí, los técnicos del Centro de Reconversión Económica de Azuay, Cañar y Morona Santiago (CREA) se encargan del cultivo y provisión de trucha para los criaderos de las tres provincias.

 

El proyecto, que se inició hace 20 años,  se intensificó en los últimos meses. El objetivo es proveer de alevines a los productores  para que mejoren sus ingresos.
 
En la región son escasos los centros especializados y por eso se creó la granja. Cada año   abastece a 205 familias de Azuay, Cañar, Loja y Chimborazo. También a los productores de  la parte alta de El Oro y Morona Santiago.
 
En Chirimachay  existen  1 500 truchas reproductoras adultas para la obtención de alevines y unas 2 000 productoras juveniles. A los interesados  se entrega a cuatro centavos cada alevín.
 
Según Oswaldo Rodas, administrador de la granja de Chirimachay, se trata de un proyecto para incentivar el cultivo de la trucha como un medio de sustento de las comunidades.
 
Esto porque el mercado de la trucha es atractivo en la región. Según el técnico, en el Austro la demanda es de ocho a 10 toneladas cada 15 días. Los clientes son los restaurantes, hoteles y los centros de abasto.

El cultivo de la trucha no es complicado y se requiere de la construcción de estanques de preengorde y engorde.

Según los técnicos del CREA , la construcción de estas piscinas en tierra y las adecuaciones no superan los 150 dólares.
 
La inversión contempla  la adquisición de tuberías para la captación de agua, mallas y tinas,  entre otros accesorios.
 
Para Rodas se trata de una inversión que es rentable a corto plazo. Él pone como ejemplo el precio de la trucha para la venta, que en el mercado local,  oscila entre 1,50 y dos dólares y el costo de producción varía entre los 30 y 40 centavos de dólar.
 
Las familias relacionadas con el proyecto del CREA tienen un promedio de 5 000  alevines en sus propiedades.
 
El técnico del CREA, José Flores, señala  que para conseguir mejores resultados en el cultivo  se capacitó a los productores a través de  charlas y talleres.
 
En lo que va del año se realizaron 10 seminarios y otra de las finalidades de la granja es llegar a las comunidades con información sobre el tema.

Otros detalles

El peso de la trucha para vender en  restaurantes y hoteles es de 150 a 250 gramos.

El presupuesto anual de la granja  es de 40 000 dólares. Entre  abril y  diciembre  hay  alevines para la venta.

En Cuenca el  balanceado vale 2,50 dólares el kilo. Sirve  para  1 000 truchas durante una semana.

Fuente: http://www.elcomercio.com