British Columbia. La próxima publicación de recomendaciones del Comité Especial para la Sostenibilidad de Acuicultura en British Columbia (BC), aparentemente incluiría una directiva para que la industria de la acuicultura del salmón traslade sus operaciones de cultivo a sistemas cerrados, dentro de los próximos tres años.

 

“Es impresionante de que el comité para la sustentabilidad de la industria de la acuicultura en BC proponga recomendaciones que no son ambientalmente, ni económicamente, rentables” dijo Ruth Salmon, director ejecutivo de la Canadian Aquaculture Industry Alliance.

“Superficialmente, el sistema cerrado parece ser una alternativa viable a los actuales sistemas de producción” dijo Salmon. “Sin embargo, en la práctica este no es el caso. Las operaciones en sistema cerrados en BC y New Brunswick han probado ser económicamente impracticables. Los sistemas cerrados han sido ensayados en Noruega, Escocia, Islandia, Portugal y España. Todas las operaciones cerraron a los 3 o 4 años de funcionamiento”.

No solo, estos sistemas cerrados fueron económicamente impracticables, ellos también probaron ser ambientalmente injustificable. Para asegurar la salud del pez, los sistemas cerrados requieren que el agua de mar sea continuamente bombeado en los tanques de los peces. La producción anual de salmón en sistemas cerrados, la energía usada para bombear el agua de mar, podría representar un incremento masivo en el consumo de combustibles fósiles y la emisión de gases invernaderos.

Los requerimientos provinciales y federales han forzado a la industria de la acuicultura en BC a establecer los estándares ambientales más rigurosos de todos los países en donde se desarrolla la acuicultura. Los sistemas de producción comúnmente son usados en la industria para cumplir con estos estándares ambientales.