Santiago (La Voz de Galicia). El Gobierno gallego sólo permitirá que se amplíen cinco piscifactorías de las ya existentes en la Red Natura, concretamente las que no afectan a hábitats prioritarios, pero impedirá que se construyan otras nuevas en espacios protegidos. En Galicia hay 20 granjas marinas, de las que una parte significativa ocupa terrenos de Red Natura.

 

El conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, presentó ayer un avance del Plan Director de Conservación de la Rede Natura, que aunque no entra en detalle, mantiene la filosofía del plan acuícola del Gobierno gallego.

Medio Ambiente asegura que de las 26 piscifactorías contempladas en el borrador ninguna está dentro de los límites de la red comunitaria y que, en cambio, el Partido Popular planteó 14 en espacios afectados por esta iniciativa proteccionista.

El 18% de Galicia, a salvo

Vázquez anunció que su departamento ampliará en un 50% el territorio afectado hasta alcanzar el 18% de la superficie de Galicia, un porcentaje que los populares rebajaron, según sus cuentas, a la «tercera parte». La Xunta quiere pasar de tener 73 lugares en la red a contabilizar 100, y saltar de 345.000 hectáreas a 520.000, si se contabilizan los cuatro nuevos parques naturales de Os Ancares, O Courel, Macizo Central y Pena Trevinca.

El responsable de Medio Ambiente mantuvo, no obstante, que «toda a superficie natural da Rede Natura será conservada». Podrán desarrollarse actividades económicas en determinadas zonas, pero bajo un estricto control. Vázquez sostuvo que no se trata de «complicar a vida» a los habitantes de un millar de núcleos rurales, incluidos en la rede.

Coincidencias con el PP

El conselleiro prevé que el Plan Director de la Rede Natura sea aprobado a finales de año por el Consello de la Xunta. La iniciativa será financiada con 55 millones de euros de los fondos Feder y se beneficiará de otros 32 millones de proyectos transfronterizos con la región norte de Portugal.

Vázquez justificó la ampliación de la Red Natura en el escaso porcentaje de territorio protegido en comparación con otras comunidades. Galicia ocupa el penúltimo lugar del Estado en este aspecto, seguida de Melilla. Autonomías como Madrid tienen un 39%, pero este argumento no convenció al PP. Castiñeira arguyó que países como Francia y Alemania disponen del 6% o el 8%, respectivamente. La socialista Laura Seara consideró la ampliación una buena noticia «en defensa do país».

El conselleiro acusó al PP de haber provocado en su etapa de Gobierno la devaluación de terrenos protegidos, «que se acabaron vendiendo a grandes grupos empresariales a un euro o metro cuadrado». El portavoz popular, José Manuel Barreiro, rechazó esa imputación y lo remitió a la Fiscalía si tenía datos sobre este «delito».

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es