Estrategia, Chile.
El subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, señaló a ESTRATEGIA que la industria pesquera no ha tendido a la concentración en los últimos 10 años.

—¿Cómo lo harán para distribuir las cuotas de pesca en las cuatro macrozonas que se delimitaron?

—Estamos obligados a cumplir la ley dentro del plazo más breve posible, no obstante, los estudios por macrozona no existen, y al estar avanzado el año y otorgadas las cuotas de pesca, en 2010 es impracticable la asignación por cada una de ellas. De hecho, se generan problemas en la distribución de los recursos entre industriales y artesanales. Esto, porque a la fecha, de la cuota global, se reparte un 95% a los primeros y el resto a los segundos. Pero si eso lo llevamos a las macrozonas, se produce una distorsión salvaje. Sólo la primera macrozona mantendría dicha proporción.

—¿Qué caminos seguirán al respecto?

—Los caminos alternativos son mantener la posición de que el stock del jurel es uno solo, y por ello la distribución de las cuotas por macrozona puede realizarse sobre la base de un estudio, lo que obligaría a producir las modificaciones legales respectivas, para que no tengamos que hacer cuatro estudios distintos.

—¿Por qué decidieron no modificar aún las cuotas del norte?

—Las pretensiones de los pesqueros del norte, que son legítimas, deben ceñirse a lo que decidamos nosotros, desde el punto de vista técnico y científico. De acá a fin de mes, una vez terminados todos los estudios, debemos determinar la fijación de cuotas en las macrozonas, lo que debe hacerse bajo el criterio de cumplimiento de la talla mínima, de la talla de madurez sexual y del stock que hay. No podemos llegar y aumentar las cuotas porque los industriales lo necesitan, nada más. Así acordaron los del norte y sur, pues todo hace presumir que el stock del jurel está pasando por una crisis muy severa.

— La ley que despacharán antes de fin de año al Congreso, ¿qué incluirá?

—Hay muchas visiones respecto al tema, y no puedo adelantar nada todavía. Pero la idea es, aparte de buscar la sustentabilidad del recurso, que pueda otorgar riqueza al país mediante el uso de patentes o royalties en cada una de las pesquerías de las cuatro macrozonas existentes. En tanto, lo obvio para que podamos tener inversiones y estabilidad en el empleo, el marco jurídico debiera ser a más largo plazo que el actual. Eso sí, debe tener la máxima viabilidad política, pues hay muchos intereses involucrados, y no queremos demorar la tramitación legislativa.

—La Fiscalía Nacional Económica señala que casi el 50% del jurel se concentra en tres actores. ¿Intentarán solucionar esa situación?

—Sí, perfeccionando los mecanismos de transferibilidad, por ejemplo, del derecho que se asigne a cada armador, separarlo del derecho de la cuota de la nave que la extrae; permitiendo que las cuotas sean divisibles para la incorporación de nuevos actores; y dando facilidades a la asociatividad entre los armadores; entre otras cosas.

—¿Cree que, en los últimos años, la pesca ha tendido a concentrarse?

—La Ley de Límites Máximos de Captura ordenó al sector, en un momento en que había un sobreesfuerzo pesquero, que estaba deteriorando los recursos en demasía. Con lo que quedaron los actores que se permitieron, y a partir de eso, no ha existido mayor concentración, ya que los participantes prácticamente son los mismos a la fecha. Prueba de ello es que cada uno tiene un porcentaje de la cuota que se entregó en el momento y se ha mantenido en estos 10 años.

Acuicultura

—¿Cómo evalúa los dichos de César Barros, sobre que SalmonChile ha debido fiscalizar a la industria y no ustedes?

—Entiendo que César Barros lo dijo pensando en la administración anterior, donde se tuvo que crear un cluster. Nosotros estamos siendo proactivos, y sabemos que la entidad fiscalizadora es Sernapesca y los que normamos somos nosotros, lo que estamos cumpliendo en plenitud.

—¿Cuánto demorarán en aplicar por completo la ley?

—Debemos implementar la ley y los reglamentos, ver las relocalizaciones, determinar las zonas aptas para acuicultura y el tema sanitario, entre otros. Vamos a cumplir con el plazo que nos establece la ley, que es Abril de 2011. No estamos endosando la responsabilidad a SalmonChile, quienes sostuvieron por muchos años que la autorregulación era el camino, y el virus ISA demostró lo contrario. Lo que sí, consultaremos con los actores del sector ciertos puntos.

—Hay 1.200 concesiones acuícolas esperando ser aprobadas en la XII Región. ¿Es positivo?

—Creemos que en Magallanes hay una fuente de desarrollo, una alternativa de empleo y de crecimiento relevante, producto de la acuicultura. El tema del salmón es muy importante, sin embargo, acuicultura no es sólo salmonicultura en Chile. Estamos trabajando en la diversificación: en el norte podemos cultivar el dorado y el abalón, por ejemplo, donde existen inversionistas interesados; y podemos incorporar a los artesanales en cultivos de más baja escala.  

—¿Apurarán la aprobación ambiental de las concesiones?


—Estamos trabajando en apurar los plazos en la entrega de concesiones, pues hoy puede durar hasta siete años una solicitud en aprobarse, es demasiado tiempo, y el promedio es hasta cuatro años, donde existe bastante burocracia. El Presidente Sebastián Piñera nos ha recalcado que no sólo debemos recuperar el sentido de la eficiencia, sino que también el de la urgencia. Nuestro ideal es poder resolver todo esto en un plazo máximo de dos años, realizándolo con responsabilidad, para no repetir malas prácticas anteriores.