Arousa (La Voz de Galicia). Los representantes de Opmega acudieron a la reunión de la Junta Asesora de Cultivos Marinos (Jacumar) con la agenda llena de temas a tratar.

 

El primero de los asuntos que pusieron sobre la mesa es una cuestión que los bateeiros llevan tiempo denunciando: la entrada en los mercados europeos de mejillón procedente de Chile y de China que, sin someterse a los controles sanitarios que sí afectan al producto gallego, llegan hasta los consumidores a través de terceros países.

«Ese es un tema que nos preocupa muchísimo», explicó Esteban Paz, el presidente de Opmega. Su organización carece de datos exactos sobre las cantidades de mejillón que entra desde esas latitudes, pero asegura que se trata «de una inundación». Por esa razón, el presidente de la central bateeira aprovechó la reunión para reclamar que «los inspectores de consumo presten atención a este tema».

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es