Por Moisés Aylas
Lima (ANDINA). Al menos unas cinco mil personas ya están involucradas en el cultivo de peces con fines de producción de carne, comenta orgulloso Fernando Alcántara, investigador del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP).

 

No es para menos, la acuicultura (crianza de peces) se ha convertido en una actividad con grandes posibilidades de desarrollo económico y una alternativa para crear puestos de trabajo permanentes en esa vasta y postergada región.

“Estamos convencidos que la acuicultura es una real alternativa de producción y generación de ingresos” para las comunidades nativas de la Amazonía, subraya.

Pero el aporte de la acuicultura puede ser mayor si se toma en cuenta que el consumo de peces mejora la dieta alimenticia de los pobladores de la zona, en especial de los indígenas, que en gran número sufren de desnutrición crónica.

El caso más emblemático es el de las comunidades indígenas de Huampis y Ahuajún, ubicadas en la provincia de Santa María de Nieva, departamento de Amazonas y cuyos pobladores viven en condiciones de pobreza extrema.

Antes de aprender a cultivar peces, su principal fuente de proteína en su alimentación eran unas ranitas de 3 a 4 cm. que capturaban en los ambientes acuáticos. En dichas zonas los peces son muy escasos en los ríos debido a la fuerza de la corriente, como es el caso del Pongo de Manseriche, en el río Marañón.

Explicó que en estas comunidades se crían especies amazónicas como: gamitana, paco y boquichico. Las larvas son entregadas a los productores indígenas para ser cultivados en los estanques que han sido habilitados. La asistencia del IIAP se da a través de asesoramiento en la construcción de estanques y en métodos de alimentación y crianza de peces en cultivo”, remarcó.

Con la introducción de la crianza de peces en las comunidades Huampis y Ahuajún, se ha mejorado la seguridad alimentaria, resalta el investigador.

Destaca también los logros alcanzados en comunidades campesinas donde el pescado se produce con fines de negocio, para venderlo en los mercados locales.

Precisó que el cultivo de peces permite incrementar la oferta de pescado en los mercados locales y regionales, en especial en la época de creciente de las aguas en los que se observa bajos niveles de captura de peces en el medio natural, por la dispersión del recurso en la planicie inundada.

Alcántara mencionó los casos de los poblados de Indiana, Mazán, Nauta, San Pablo (ex colonia de leprosos); Tingo María y Aucayacu (Huánuco); Tarapoto, Tocache, Uchiza, Juanjuí, Bellavista y Pólvora (San Martín); Pucallpa, Aguaytía y Cashibococha (Ucayali), Echarati (Cusco), Satipo (Junín), y Puerto Maldonado (Madre de Dios).

En muchos casos, detalló, el trabajo del IIAP se hace en convenio con las municipalidades provinciales y distritales y con productores particulares.
Potencial exportador

El paco y la gamitana son peces que se encuentran en los bosques inundables y se alimentan de frutos y semillas. Bien manejados pueden llegar a pesar entre 500 y 800 gramos en seis meses de cultivo y hasta 1,500 gramos al primer año, afirma el investigador Fred William Chu Koo.

“Poseen una carne muy apreciada en el mercado local e incluso se les puede encontrar hoy en los supermercados de Lima, como Wong y Metro”, resalta.

Asegura que un estudio realizado por Prompex revela que estas especies tienen también una significativa demanda en el mercado internacional.

“Esta actividad (la acuicultura) tiene un enorme potencial para hacer negocios, con implicancias en desarrollo regional. Existe el conocimiento científico y la tecnología (IIAP) para el cultivo de especies y es un potencial interesante para nuevos inversionistas", concluyó.

Cifras

Consumo de las especies y capacitación:
- 50 especies de las 850 existentes en la Amazonía peruana son destinadas al consumo humano.
- 350 especies amazónicas son vendidas a mercados internacionales como ornamentales.
- 5,000 productores han sido capacitados por el IIAP en los últimos cinco años.
De interés

Otros convenios:
1) IIAP firmó un convenio con el Asentamiento Rural del Ejército (COAR) para capacitar y dar asistencia técnica al personal militar de Pucallpa.
2) Los militares son capacitados en estrategias de cultivo de peces.
3) Con la empresa Aguaytía Energy del Perú se desarrolla un programa de transferencia de tecnología acuícola en Aguaytía, Ucayali.
4) Se ejecuta trabajos en las comunidades nativas de Shuar y Shawi en Jeberos y Cahuapanas.
5) También con Shipibo Conibo en Callería (Ucayali) y Asháninka, en la cuenca del río Ene, en Satipo (Junín)