Cuiabá. Antes de finalizar el primer semestre de este año, debe iniciarse la construcción del frigorífico de peces de Sorriso. La idea surgió en noviembre de 2005, cuando el grupo paulista Ibpasa conoció los emprendimiento de grandes y pequeños acuicultores.

 

Gonzalo de Melo, Gerente administrativo del grupo, dijo que Brasil solo produce al 2% de su capacidad en acuicultura, y que la región ofrece muchos recursos. La empresa trabajara con productos recibidos de los acuicultores locales y con su propia producción. Para esto, se adquirió una hacienda de 300 has; en ella serán construidos estanques para la crianza de alevinos y la engorda de peces.

El terreno para la construcción del frigorífico fue donado por la prefectura de Sorriso. El local para la construcción de la planta tiene 10 has y esta localizado en un nuevo distrito industrial del municipio. “Haremos la construcción en dos fases. En la primera la obra debe ocupar cerca del 30% del terreno. La ampliación, segunda fase, se realizara dentro de dos años” explicó Melo.

El frigorífico trabajará con peces de las especies tambaqui y pintado. Será una producción industrializada y semi-industrializada. “Vamos a ofrecer productos para el mercado interno y externo. Internamente, vamos a atender al centro-oeste y sudeste del país” dijo el gerente.

En la primera fase del proyecto, el frigorífico procesara nueve toneladas de peces por día, generara 170 empleos directos y 500 indirectos. Serán invertidos R$ 21 millones (US$ 10.4 millones) en la obra. Se espera que la unidad entre en funcionamiento a inicios del 2008.

El grupo continúa buscando productores de peces en la región. “Queremos valorizar la producción local de peces, sin desperdiciar el producto. Con esta primera fase tendremos alevinos y peces en cantidad suficiente para suplir las necesidades del frigorífico, explico Melo.