PASADENA.– Relativamente un nuevo tipo de El Niño, que tiene sus agues más calientes en el Océano Pacifico ecuatorial central, en vez del Pacifico ecuatorial oriental, se esta haciendo más común y progresivamente más intenso, de acuerdo a un estudio realizado por NASA y NOAA. La investigación podría mejorar nuestra comprensión de la relación entre El Niño y el Cambio Climático, y tiene potencialmente significativas implicancias en el pronóstico del tiempo a largo plazo.

El líder y autor Tong Lee de NASA - Jet Propulsion Laboratory, Pasadena, California, y Michael McPhaden de NOAA - Pacific Marine Environmental Laboratory, Seattle, midieron los cambios en la intensidad de El Niño desde 1982. Ellos analizaron observaciones por satélite de la Temperatura Superficial del Mar (TSM)  proporcionados por NOAA, y cotejar con con los datos de TSM medidos directamente del océano. La intensidad de cada El Niño fue calibrada en la forma como la TSM se desvía del promedio. Encontraron que la intensidad de El Niño en el Pacifico central era casi el doble, con un evento más intenso ocurrido en el 2009-10.

Los científicos señalaron que los eventos El Niño más fuertes, ayudan a explicar un aumento constante de la TSM en el Pacifico central observado durante las ultimas décadas y que en estudios previos se atribuyo una tendencia a algunos efectos del Calentamiento Global. Mientras que Lee y McPhaden observaron un aumento en la TSM durante los años El Niño, un incremento no significativo de temperatura fue observado en años cuando las condiciones oceánicas fueron neutras, o cuando las aguas frías de un evento La Niña estuvieron presentes.

"Nuestro estudio concluye que la tendencia de calentamiento de largo plazo observado en el Pacifico central es primariamente debido a eventos El Niño más intensos, en vez de un aumento generalizado de las temperaturas a profundidad" dijo Lee.

"Estos resultados sugieren que el Cambio Climático podría estar afectando ya a El Niño por medio del cambio del centro de acción del Pacifico oriental hacia el Pacifico central" dijo McPhaden. "El impacto de El Niño sobre los patrones del tiempo atmosférico global es diferente si el calentamiento oceánico ocurriera primariamente en el Pacifico central en vez de el Pacifico oriental”.

"Si la tendencia observada continua" añadió McPhaden , "se podría ir abriendo un mecanismo sobre el pronostico del tiempo atmosférico a largo plazo, que esta basado ampliamente en la comprensión de El Niño de la segunda mitad del siglo 20".

El Niño es la componente oceánica de un patrón climático llamado “El Niño Oscilacion Sur (ENSO)”, que aparece en el Océano Pacifico tropical cada 3 a 5 años en promedio. Es la más dominante fluctuación anual en el sistema climático de la Tierra, El Niño tiene un poderoso impacto en el océano y la atmósfera, así como de importantes consecuencias económicas. El Niño puede influenciar los patrones del tiempo atmosférico global y la ocurrencia y frecuencia de los huracanes, las sequías e inundaciones; y puede incluso aumentar o disminuir las temperaturas a escala global alcanzando hasta 0.2 grados Celsius (0.4 grados Fahrenheit).

Durante un evento El Niño “clásico”, los vientos alisios del este normalmente fuertes en el Pacifico tropical oriental se debilitan. Este debilitamiento suprime el normal desplazamiento a la superficie de las aguas frías subsuperficiales y permite que las aguas superficiales calidas del Pacifico central se desplacen hacia Sudamérica. En esta situación, las inusuales aguas calidas superficiales ocupan gran parte del Pacifico tropical, con un máximo calentamiento oceánico permaneciendo en el Pacifico ecuatorial oriental.

Desde los inicios de los 90s, los científicos han observado un Nuevo tipo de El Niño que ha venido ocurriendo con mayor frecuencia. Conocido variadamente como: "El Niño del Pacifico central", "El Niño de la Piscina Caliente", "El Niño del Cambio de Fecha" o "El Niño Modoki" (en japonés quiere decir "similar pero diferente"), el máximo calentamiento oceánico de dicho tipo de El Niño es ubicado en el Pacifico ecuatorial central, en vez de el Pacifico oriental. Tales eventos El Niño del Pacifico central fueron observados en 1991-92, 1994-95, 2002-03, 2004-05 y 2009-10. Un reciente estudio encontró que
varios modelos climáticos pronostican que tales eventos se presentarían con mayor frecuencia en los escenarios proyectados del calentamiento global.

Lee dijo además, que es necesario una mayor investigación para evaluar los impactos de este incremento en la intensidad de El Niño y determinar porque estos cambios están ocurriendo. "Es importante conocer si el incremento en la intensidad y frecuencia de estos eventos El Niño en el Pacifico central son debidos a variaciones naturales en el clima, o al cambio climático causado por las emisiones de gases invernadero producidas por el hombre.

Los resultados de este estudio fueron publicados recientemente en Geophysical Research Letters.

Para mayor información sobre El Niño, visite: http://sealevel.jpl.nasa.gov/ .