(El Mostrador). Con el objetivo de establecer un primer diagnóstico acerca de los potenciales impactos en la salud de los trabajadores por el uso masivo de medicinas veterinarias en los procesos productivos de la industria salmonera, el centro Ecoceanos organizó un seminario que se desarrollará el próximo miércoles en el Campus Chinquihue de la Universidad de Los Lagos, en Puerto Montt (9:00 a las 14:00 horas).

 

En la actividad expondrán los académicos Felipe Cabello, del Departamento de Microbiología e Inmunología del New York Medical College, de Estados Unidos; y Julio Humberto Dölz, de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad Austral de Chile.

Del sector público, participarán como panelista Marcela Alvial Soto, coordinadora de Salud Laboral de Autoridad Sanitaria de la Región de Los Lagos, y Adriana Moreno, jefa de la Unidad de Condiciones y Medioambiente de Trabajo (Ucymat) de la Dirección Nacional del Trabajo.

Este encuentro cuenta con el patrocinio de la Autoridad Sanitaria de la Región de Los Lagos y de la campaña internacional PureSalmon.

Además, como convocantes están la Federación de Trabajadores de la Industria Pesquera (Fetrainpes), Federación de Trabajadores del Salmón de Chile (Fetrasal), Federación de Trabajadores del Salmón de Quellón y Confederación de Trabajadores del Salmón (Conatrasal). La entrada al evento es gratuita.

Ecoceanos indicó que el empleo indiscriminado y sin una clara racionalidad científica de antibióticos y diversos tipos de químicos que se usan en la industria de crianza intensiva de salmones, plantea serias repercusiones para el medio ambiente y la salud humana y animal.

Entre estos impactos se encuentra el aumento de las infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos, alteraciones de las relaciones ecológicas entre bacterias, y la contaminación con residuos que mantienen su capacidad antibiótica en productos animales de consumo humano.

"En Chile, ni el Estado, ni los empresarios, ni las diferentes instituciones de investigación científica cuentan con información acerca de la real cantidad y la forma como se están usando los antibióticos que se les suministran a diario a los salmones en cautiverio", agregó.

Además, diversas partidas de salmón producidas en aguas chilenas, han sido rechazadas en mercados de Europa, Japón y Norteamérica, por contener sustancias como verde de malaquita, cristal violeta, emamectina y diversos tipos de antibióticos, en cantidades de residuos superiores a los límites máximos permitidos.

En Europa, Estados Unidos y Canadá se ha restringido el uso de antibióticos en la acuicultura, creando estrictas regulaciones para tratar enfermedades de peces en centros reproductivos.

La comunidad científica nacional e internacional se ha comenzado a preocupar de esta situación debido a la necesidad de investigar los potenciales impactos que el uso masivo y sin mayor control de estas sustancias, está teniendo sobre los ecosistemas naturales y la salud humana, especialmente de los trabajadores y manipuladores de estos elementos farmacéuticos.

Fuente: http://www.elmostrador.cl