Región de Los Lagos de Chile (Ecoceanos News). El problema de los desechos industriales de las empresas pesqueras y salmoneras parece no tener solución en el corto plazo. Más del 50% de los vertederos industriales permitidos por la Autoridad Sanitaria en la Región de Los Lagos han sido cerrados a través de sumarios sanitarios o por alcanzar su capacidad máxima de disposición de residuos.

 

La Autoridad Sanitaria tiene registrados 49 vertederos industriales en esta Región, de los cuales 30 han sido cerrados por estos motivos. Los residuos depositados en estos lugares provienen principalmente de la industria salmonera, del lavado de redes y de procesadores de alimentos del mar.  

La mayoría de los acopios han sido sumariados por vulnerar la normativa que los regula, que data de 1980 y establece exigencias mínimas para la operación de basurales y no resulta acorde para soportar la capacidad de carga y crecimiento de la industria del salmón, sector productivo que genera la mayor cantidad de residuos en la zona.

El incumplimiento a la Resolución N° 02444 de 1980, del Ministerio de Salud, fue confirmado por el propio Seremi de Salud, Dagoberto Duarte. Y es que la Autoridad Sanitaria intensifico su rol fiscalizador durante 2006, en el marco del proceso de regularización de los sitios de disposición final de los residuos sólidos industriales.

En junio de 2006, el entonces encargado de residuos de esta oficina estatal, Felipe Aranibal, en entrevista con Ecoceanos News, señaló que “todos los vertederos industriales de la Región de Los Lagos fiscalizados por la Autoridad Sanitaria no cumplían con la ley. Se terminó el proceso de los sumarios y se aplicaron sanciones pecuniarias. Algunos están terminados pero no se ha despachado la resolución. Era bastante malo el panorama”.

Hoy el Dr. Dagoberto Duarte afirma que “la mayoría de los vertederos industriales fueron sumariados. Las zonas más críticas corresponden a las Provincias de Chiloé y Llanquihue, porque existe una gran cantidad de empresas que generan residuos, principalmente de la piscicultura y acuicultura. El tratamiento de los residuos producidos por estas actividades genera una cantidad importante de desechos en términos de tonelaje y no siempre están los vertederos necesarios”.

Según el Dr. Duarte, además de los residuos de la industria salmonera proveniente principalmente de la zona sur de la Región, no es menor la cantidad de lodo orgánico generado por las plantas de tratamiento de aguas servidas.

“Los vertederos que están funcionando están con varios problemas que hemos ido fiscalizando. No es un funcionamiento satisfactorio”, precisa la autoridad sanitaria.     

CHILOÉ ESTÁ QUEDANDO SIN VERTEDEROS
En entrevista con Ecoceanos News, el Seremi de Salud explica que “a través del plan de fiscalización llegamos a la conclusión que hay ciertas provincias que se están quedando sin vertederos, como es el caso de Chiloé. Entonces, se busca la habilitación de vertederos en provincias cercanas, pero trasladar desechos, sobre todo orgánicos, desde la Provincia de Chiloé a la Provincia de Llanquihue genera muchos problemas ambientales. No es fácil cruzar el Canal de Chacao con residuos”.

La mayoría de los basurales no cuenta con Resolución de Calificación Ambiental (RCA), puesto que entraron en funcionamiento antes de la promulgación de la Ley General de Bases de Medioambiente.  

LODOS INDUSTRIALES SUPERAN LA NORMA
Según Dagoberto Duarte, las anomalías de los acopios industriales en la región son variadas, pero una de las más complejas tiene relación con las grandes dificultades para recibir lodos que cumplan con la normativa sobre humedad, fijada en 30%. De superar este porcentaje se trata simplemente de residuos líquidos que no deberían ir a un vertedero. La Contraloría General de la República evalúa la aprobación de una nueva normativa que obligará a los industriales a incorporar procesos de secado, de tal forma que los lodos a disponer no sobrepasen dicho porcentaje de humedad.

Pese al vacío legal, la Autoridad Sanitaria trabaja coordinadamente con la CONAMA y en algunos casos con la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), a cargo de fiscalizar el cumplimiento del Decreto N° 90, que regula la emisión de Residuos Líquidos Industriales (Riles).

El año pasado, se publicó el primer diagnóstico de los desechos industriales, el cual fue encargado por el Gobierno Regional de Los Lagos. Entre las condiciones encontradas en terreno, el informe enumera que “la mayoría de los vertederos opera con zanjas y sin impermeabilización, contando con instalaciones mínimas para cumplir con la Resolución 2.444/80. No existen vertederos para RIS, ni mono-rellenos de lodos con captación y tratamiento de lixiviados, garantizando una descarga acorde a la normativa vigente. Tampoco existen plantas de deshidratación de lodos”.

El informe destaca que “no existe ningún vertedero en la X región que sea operado por un titular con experiencia probada en un relleno sanitario moderno o algún proyecto de manejo de residuos industriales, implementados a nivel nacional e internacional”.  

Entre las limitaciones para un mejoramiento del manejo de los residuos, aparece la ausencia de registros controlados sobre generación de residuos en las empresas y de estadísticas en las autoridades fiscalizadoras. Además, denuncia la fiscalización escasa a los generadores por lo cual hay poco incentivo al empresario de preocuparse de una adecuada disposición. La débil fiscalización actual redunda en una percepción de competencia desleal entre los operadores y reducida factibilidad de financiar proyectos nuevos.

Opinión que comparte el Dr. Duarte, quien afirma que para darle solución al problema de los desechos industriales ha faltado más fiscalización. En todo caso, precisa que hace solo dos años a partir de la Reforma a la Salud, promulgada el 1 enero de 2005, las Secretarías Regionales de Salud se hicieron cargo del tema. Antes, las autorizaciones y fiscalizaciones estaban en manos de los Servicios de Salud.

No obstante, a juicio del Dr. Duarte, la piedra de tope para avanzar en soluciones concretas se centran en el marco regulatorio. “Nosotros podemos autorizar el funcionamiento de un vertedero, pero la posibilidad de aplicar sanciones es muy baja. Las multas fluctúan entre 50 y 100 UTM. El Código Sanitario no nos da muchas alternativas. Ese es un problema que valdría la pena revisar, para que efectivamente las multas consigan su propósito”.  

Para dimensionar el nivel de incumplimiento, cabe consignar que a fines de 2006 en la Provincia de Chiloé existían unos 40 sumarios sanitarios pendientes en contra de basurales industriales. El Dr. Duarte explica que “el número de sumarios no tiene que ver con el número de vertederos, porque a veces son procesos acumulativos. Existen vertederos que tienen varios sumarios sanitarios en curso”.

AUMENTAN LAS DENUNCIAS
El Dr. Duarte sostiene que las denuncias de las comunidades locales por contaminación y malos olores generados por vertederos industriales en la Región de Los Lagos han ido en aumento. "La comunidad esta tomando más conciencia del tema, más conciencia de los derechos que tienen de vivir en un ambiente limpio. Esta conociendo mejor la institucionalidad, no aún completamente porque todavía muchas quejas van a dar a los Servicio de Salud".

La última queja proviene del sector La Goleta, distante a unos 13 kilómetros al sur de Puerto Montt. Se trata de un vertedero que dejó de operar hace un año, pero que siguió recibiendo basura de manera clandestina. Los vecinos afirman que los residuos provienen de los supermercados de Puerto Montt y de la industria salmonera.

En Castro se estima que existen unos 45 vertederos ilegales, según ha publicado el Diario El Llanquihue. Dagoberto Duarte explica que es más complicado aplicar sancionar en estos casos, puesto que se desconoce el responsable, por lo se remiten a constatar el hecho y proceder a la clausura en forma inmediata.

El Seremi de Salud hizo un llamado a que cada vez que las personas conozcan de ilegalidades de este tipo hagan la denuncia formalmente ante la Autoridad Sanitaria.

Hacia fines de 2004, el compromiso las empresas productoras de salmón con el APL fue garantizar el cumplimiento de decenas de metas ambientales, incluyendo el tratamiento de todos los residuos, tanto líquidos como sólidos, reciclaje de materiales y de desechos, así como la correcta disposición final de aquellos residuos que no puedan ser reciclados.

Y a fines de 2005 se entregaron los primeros certificados de cumplimiento del APL a 12 empresas salmonicultoras.

Estas 12 empresas, que cuentan con 87 instalaciones generadoras de residuos, inyectaron recursos por más de US$ 91 millones para dar cumplimiento al APL, según SalmonChile. Pero un monto importante de esta inversión salió de las arcas fiscales, vía proyectos CORFO.

Sin embargo, según el informe encargado por el Gobierno regional, el 70% de los industriales -que generan anualmente unas 811 mil toneladas, más del doble de los domiciliarios- no saben dónde va a parar su basura.