(Milenio).- Debido a la necesidad de obtener productos pesqueros que no dependan de las condiciones climáticas, el desarrollo de la acuicultura en el país se presenta como una alternativa atractiva de negocios para pequeños y medianos empresarios, informó el Consejo Mexicano de Promoción de los Productos Pesqueros y Acuícolas (Comepesca).

Según el organismo, dicha actividad, en la cual en ambientes controlados se crían especies como camarón, tilapia, carpa, trucha y bagre, entre otras, en los últimos años ha tenido un crecimiento constante en nuestro país de 5.2 por ciento, y a escala mundial es la segunda actividad con mayor dinamismo, apenas por debajo de la informática.

En México existen 3 mil 12 granjas, con una producción acuícola de 283 mil 625 toneladas, donde el cultivo de camarón es la actividad que más se realiza. Comparativamente, México ocupa el lugar 26 en el mundo en la acuicultura.

Según datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de la Sagarpa, la producción pesquera en ambientes controlados se ha posicionado paulatinamente, pues de cada 100 pesos del valor generado en la pesca nacional, 42 se obtienen en la acuicultura.

Así, Sonora es la entidad que más contribuye en esta actividad, aportando 29 de cada 100 kilos de producción pesquera controlada; le sigue Veracruz, con 21.4 por ciento, y en tercero Sinaloa, con 16.2 por ciento. En conjunto, los tres estados aportan más de la mitad de toda la producción acuícola del país.

Por especies, el camarón es el líder, con una producción promedio de 130 mil 201 toneladas obtenidas mediante acuicultura; le sigue la tilapia, con 71 mil 18 toneladas; la carpa, con 24 mil 157 toneladas; la trucha, con 4 mil 917 toneladas; el bagre, con 3 mil 41 toneladas, y otras que en su conjunto suman más de 50 mil 291 toneladas.

Cabe destacar que debido a la descertificación de Estados Unidos a la pesca de camarón mexicano en altamar, dicho producto obtenido en ambientes controlados se ha posicionado en la preferencia de los estadunidenses, y desde abril ha experimentado un aumento de 10 por ciento en su precio.

Para Comepesca este tipo de actividad representa un ingreso seguro, primordialmente para pequeños y medianos empresarios, toda vez que las condiciones climáticas de los últimos años ponen en riesgo la actividad pesquera en embarcaciones.

De hecho, hay buena perspectiva para este sector, pues según estimaciones de la FAO el consumo per cápita mundial en 2020 será de 21 kilos; actualmente está en 16, con lo cual, es necesario garantizar la demanda de producción pesquera.

Sonora

29 de cada 100 kilos de producción pesquera controlada se obtienen de este estado. Veracruz es el segundo productor, con 21.4 por ciento, y Sinaloa el tercero, con 16.2 por ciento.