(La Prensa). Tras una alerta de la Unión Europea (UE), el gobierno de Panamá prohibió la utilización en el país del fungicida "Verde Malaquita", una sustancia química contaminante que amenaza con bloquear las exportaciones panameñas de camarones hacia el mercado único europeo.

 

La Asociación Panameña de Productores de Camarón reconoció que en 2006 algunos de sus afiliados usaron alimentos que contenían por error "Verde Malaquita", pero el problema "fue corregido".

No obstante, Reynaldo Lee, director de protección de alimentos del Ministerio de Salud, anunció que se realizará un monitoreo en los estanques de producción de camarones en todo el país para garantizar que están libres del fungicida.

"Se tomarán las muestras y se enviarán a laboratorios de Honduras, Guatemala o Estados Unidos", indicó Lee.

Faustino Cabadas, presidente saliente de la Asociación Panameña de Productores de Camarón, resaltó que ahora se les está exigiendo a los fabricantes de alimentos demostrar, a través de una prueba de laboratorio, que sus productos no contienen "Verde Malaquita".

En 2006, el uso del fungicida no provocó que UE bloqueara las exportaciones, pero el alimento contaminado sí afectó el crecimiento de los camarones. "Los camarones salieron chicos", dijo Cabadas.

Actualmente, los países de la UE pagan uno de los mejores precios por el camarón en el mercado internacional: 1.45 dólares por libra.

La dirección de protección de alimentos del Ministerio de Salud certifica que los productores de camarón locales están cumpliendo con el programa de trazabilidad que exige el bloque de países europeo.

Fuente: http://www.prensa.com