Álava (El Correo Digital). El zaparda es un pez pequeño tan alavés que dicen que dio nombre al río Zapardiel. Hace no tantos años este pequeño Squalius pyrenaicus era habitual en los menús de muchos hogares, pero ahora está en serio peligro de extinción.

 

La misma amenaza se cierne sobre la lamprehuela o colmilleja, un pez plano y con la boca baja que vive en el fondo de los cauces de la provincia, en las zonas limosas. Para garantizar la pervivencia de ambos animales, el Departamento foral de Medio Ambiente ha puesto en marcha dos planes de gestión destinados a tratar de salvarles de la lista negra de la fauna que pende de un hilo.

En los próximos años, técnicos forales intensificarán la vigilancia de las zonas de los ríos Omecillo-Tumecillo, Bayas, Ebro y Zadorra, donde viven ambas especies. El programa de recuperación incluye la restauración y limpieza de las zonas degradadas para facilitar la supervivencia a zapardas y lamprehuelas.

Y es que la acción del ser humano es la que ha provocado que estos peces se encuentren en peligro. La contaminación de los ríos, las agresiones que han sufrido los cauces y prácticas tan dañinas como las captaciones ilegales que en los veranos dejan secas algunas cuencas, han hecho que pasen a formar parte de la lista de animales en peligro de extinción, según explican técnicos de Medio Ambiente.

 

Fuente: http://www.elcorreodigital.com