Puerto Montt (El Llanquihue). Las exportaciones pesqueras en el primer trimestre de 2007 alcanzaron US$ 360 millones, cifra que refleja un crecimiento de 30,1% en comparación con el mismo período del año anterior, informó a Visión Acuícola la Sociedad Nacional de Pesca.

 

La entidad gremial agregó que, en volumen, se aprecia un incremento del 22,8% y estimó que una parte importante de los resultados se explica por los mejores precios promedio del período.

En cuanto al valor de la harina de pescado, Sonapesca detalló que si bien el precio promedio alcanza los US$ 1.143 por tonelada, un 45,5% más que el primer trimestre del año pasado, se debe considerar que es el mismo precio que se ha mantenido -con algunas fluctuaciones- desde el segundo semestre de 2006.

Alza

"Por lo tanto, el alza se explica entonces por el bajo precio con que partió el año 2006, sobre todo durante el primer trimestre, con un promedio de US$ 786 por tonelada", dijo Federico Silva, presidente de la entidad pesquera. Este añadió que durante el segundo trimestre de 2006, el precio promedio subió a US$ 906 por tonelada. "Tomando en cuenta el marco normativo de límites máximos de captura que permite mantener desembarques estables, se espera que estas tasas de crecimiento sean menores los próximos meses", anotó.

Valor agregado

Sonapesca informó que se mantiene el dinamismo en la producción y ventas de productos de valor agregado. Es el caso del jurel congelado, que presenta un notable crecimiento de 95% en los volúmenes enviados al exterior, y un 69% en las ventas, a pesar de una caída de 13% de los precios. Las conservas de jurel crecieron en un 31%, registrando alzas tanto en los volúmenes (12,1%) como en los precios (16,9%).

INVERSIONES

"Una fuerte política de inversiones ha permitido el desarrollo de industrias pelágicas tanto en la zona norte como en el centro sur del país, creándose nuevas plantas de proceso de congelado y conservas desde que se instauró el nuevo régimen de administración de límites máximos de captura por armador", añadió Federico Silva.

La estabilidad -expresó- creada por este sistema, generó los incentivos para que se produjeran las inversiones necesarias para agregar valor, incrementando asimismo el nivel de empleos.

Este proceso continúa y este año entrará en operación la planta de congelados de Corpesca en el norte del país.

Fuente: http://www.diariollanquihue.cl