En los últimos meses, la acuicultura peruana se ha convertido en el foco de interés de inversionistas nacionales, japoneses y noruegos. Esto se constituye en una oportunidad para impulsar la acuicultura como actividad estratégica en el Perú.

 

No obstante, la acuicultura peruana es aun poco diversificada y tiene que superar algunas dificultades como: (1) la carencia de información sobre áreas con potencial para la acuicultura, (2) marco legal muy engorroso, (3) escaso apoyo gubernamental para nuevas inversiones, entre otros aspectos.

En la actualidad, el cultivo de especies como la “concha de abanico” (ostión, scallop), “langostinos” (camarones marinos) y “trucha arco iris”, se han consolidado como productos “bandera” de la acuicultura peruana. No obstante, esta escasa diversificación, genera que esta actividad sea vulnerable a situaciones de mercado y enfermedades. Dentro de este panorama, el gobierno peruano tiene algunas tareas pendientes, que debería impulsar para lograr la consolidación de la acuicultura.

Dentro de estas tareas podemos incluir: (1) Establecimiento de los “Parques Acuícolas” o áreas destinadas para la acuicultura, que cuentan con servicios básicos (agua, luz, comunicaciones), infraestructura de procesamiento y de apoyo (muelles, vías de acceso); (2) impulsar políticas de investigación con la finalidad de apoyar la diversificación de la acuicultura, identificando nuevas especies y áreas con las características que requiere la industria acuícola; (3) mejorar las condiciones de formación y capacitación de profesionales, técnicos y personal obrero involucrados en actividades de acuicultura; y (4) impulsar la adopción de estándares internacionales para el cultivo y procesamiento de las especies acuícolas.

La acuicultura en el Perú, se puede convertir en una actividad atractiva para los inversionistas, lo que permitiría contribuir con el desarrollo de las zonas rurales del Perú, convirtiéndose de esta forma en un medio generador de empleo e ingresos para las poblaciones asentadas en estos lugares. Sin embargo, deben brindarse todas las condiciones necesarias para que esto se transforme en realidad.