Por: Milthon B. Luján Monja
La bahía de Samanco se caracteriza por ser una de las principales zonas de cultivo de concha de abanico en el Perú y por sustentar la pesca artesanal. Sin embargo, el desarrollo de estas actividades se ve amenazada por las descargas de los efluentes industriales, durante la época de producción, de las empresas Tecnología de Alimentos SA (TASA) y Pesquera Diamante, ubicadas al sur de la bahía.

Ante este problema la Asociación de Maricultores de Conchas de Abanico y los Gremios de Pescadores Artesanales de la bahía de Samanco han iniciado una tarea titanica para impedir que estas empresas sigan operando y perjudicando sus actividades. Las descargas de los efluentes de las empresas TASA y Pesquera Diamante se han convertido en foco de contaminación que afecta la calidad de agua de la bahía de Samanco, debido a que el número de coliformes son mayores a la Subcategoria 1 (< 14 NMP/100 ml) a lo establecido por la legislación vigente para las áreas destinadas a la extracción y cultivos de bivalvos.

En la bahía de Samanco se encuentran concesionadas 1049 has para el cultivo de concha de abanico, y genera empleo directo e indirecto  para aproximadamente 2000 personas; asimismo, existen 10 gremios de pescadores artesanales que agrupan a 300 personas. Todos ellos dependen de la bahía de Samanco para su sustento y de sus familias.

Antecedentes
En el mes de julio la Dirección General de Asuntos Ambientales de Pesquería (DIGAAP) del Ministerio de la Producción realiza un operativo inopinado de supervisión ambiental en la bahía de Samanco (Informe Técnico No 034-2010-PRODUCE/DIGAAP-Dssa), concluyendo que el “agua de bombeo” se convierte en un “caldo de cultivo” que favorece a un crecimiento significativo de los coliformes presentes en el agua de mar; y que no son compatibles la acuicultura de bivalvos y la industria, debido a que las actividades industriales tienen un ECA (Decreto Supremo No 002-2008-MINAM) de 1000 NMP/100 ml de coliformes, mientras que las áreas de extracción y cultivo de bivalvos requieren de un ECA de <14 NMP/100 ml de coliformes.

Mediante Informe No 014-2010-PRODUCE/DIGAAP, la DIGAAP indica a la Autoridad Nacional del Agua que debe atender la denuncia presentada por la Asociación de Maricultores de Concha de Abanico del Perú y Pescadores Artesanales contra las empresas TASA y Pesquera Diamante.

Por otro lado, el Informe No 011-2010-DCSMAA/SANIPES/ITP en una de sus conclusiones que “el incremento de los valores de contaminación fecal en moluscos y agua de mar, presenta una relación directa con los resultados obtenidos de los efluentes de emisores submarinos de las plantas de procesamiento de harina de pescado TASA y DIAMANTE. La contaminación observada demuestra un comportamiento temporal e intermitente que se hace intenso en abril, mayo y junio”.

En una reunión realizada el 07 de octubre sobre la problemática de contaminación de la bahía de Samanco Región Ancash, en la cuál participaron representantes de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), el Instituto Tecnológico Pesquero del Perú (ITP), la Dirección General de Capitanias y Guardacostas (DICAPI) y la Dirección General de Asuntos Ambientales (DIGAAP) del Ministerio de la Producción, concluyen que i) la ANA no va autorizar la adecuación al PAVER (Programa de Adecuación de Vertimientos y Aguas Residuales) a las empresas TASA y Pesquera Diamante, ii) DICAPI fiscalizará a las empresas pesqueras en el caso de arrojo de residuales sin que cuente con autorizaciones de vertimiento otorgada por el ANA, y iii) la DIGAAP elaborará una norma relacionada con la creación de las Zonas de Protección Litoral, además de elaborar una norma técnica de LMP para coliformes y DBO5.

Finalmente mediante Resoluciones de Capitanía No 242-2010-CE y No 243-2010-CE resuelve que la Pesquera Diamante y TASA no deberán verter sus efluentes industriales.

Los recursos hidrobiológicos que se extraen o cosechan de la bahía de Samanco tienen como destino el consumo humano en el ámbito local o internacional; en este sentido, se deben garantizar que se mantenga la calidad del agua de las zonas de cultivo y extracción debido a que de no hacerse podría generar problemas a la salud humana.

La acuicultura para su desarrollo necesita de agua de buena calidad, principalmente para garantizar la salubridad de sus producción.