(El Nuevo Diario). Autoridades del Ministerio Agropecuario y Forestal (Mag-For) decidieron cerrar las fronteras a la importación de larvas de camarón de Honduras, porque la industria de ese país está utilizando un alimento importado de China que podría ser portador de la enfermedad llamada “cabeza amarilla”.

 

La información fue publicada por medios de prensa hondureños, pero por el secretismo que mantiene este gobierno no fue posible conseguir la confirmación por parte de las autoridades nicaragüenses.

Birmania Martínez, funcionaria de la Dirección General de Protección y Sanidad Agropecuaria (Dgepsa), dijo a EL NUEVO DIARIO que no estaban autorizados para brindar información al respecto.

Según la prensa hondureña, inspectores del Mag-For llevaron a cabo una investigación en los laboratorios de larvas de camarón de Honduras, encontrándose con los productos artemia y poliquetos, con que alimentan a las larvas en los laboratorios, los que fueron importados de China.

Los laboratorios de larvas de camarón de Honduras no reportaron a sus autoridades superiores la importación de dicho alimento.

La preocupación que habrían tenido las autoridades nicaragüenses es si el alimento traído de China está libre de la enfermedad cabeza amarilla, por lo cual, decidieron no poner en riesgo las granjas camaroneras del Occidente el país.

La enfermedad de la cabeza amarilla está considerada como peor que la mancha blanca, que apareció en 1998, después del paso del huracán Mitch y que actualmente está controlada, pero que ocasionó pérdidas cuantiosas a la industria.

Los hondureños se encuentran preocupados porque el cierre del mercado nica a las larvas de camarón puede ser el inicio de una cadena de cierres de entrada a sus exportaciones de camarón a los mercados de Estados Unidos y Europa, lo que le ocasionaría pérdidas por más de 219 millones de dólares al año.

Honduras exporta al menos 50 millones de libras de camarón al mercado internacional y Nicaragua le compra larvas que cría en granjas camaroneras de Occidente, las que luego son exportadas como camarones nicaragüenses.

Los inspectores nicaragüenses realizaron la labor en Honduras del ocho al once de mayo. Nicaragua exportó en 2006 más de 38 millones de dólares en camarón de cultivo, para ello se utilizó, en parte, larvas procedentes de Honduras.

Fuente: http://www.elnuevodiario.com.ni