El Ministro de Pesquería, Jim Anderton, explicó en alto valor que llega a tener la anguila como un alimento manjar. “En Tokio existe un restaurante en donde los platos de anguilas son los más caros” agregó Anderton.

 

Sin embargo, el abastecimiento de esta especie esta amenazado debido a que el abastecimiento con anguilas juveniles (angulas) es incierto. Anderton ve en esto una oportunidad para Nueva Zelanda.

El hablo durante la inauguración de un nuevo centro de acuicultura en el Mahurangi Technical Institute en Wakworth. “No podremos desarrollar la acuicultura de la anguila, hasta que podamos reproducirlos en cautividad. Así estas instalaciones y la investigación que se realiza aquí son muy importantes. Este centro se encuentra entra los principales institutos en el mundo, en el área de la reproducción de anguilas, y su objetivo es ser el primero en el mundo en producir cantidades comerciales de anguilas en cautividad. Si tenemos éxito en esto, seremos capaces de desarrollar una industria de la crianza de la anguila sostenible. No afectaremos a las poblaciones salvajes de anguilas”

El gobierno, a través de la Foundation for Research, Science and Technology, invirtió $630,000 para la investigación de las anguilas en el instituto, como parte del programa Technology for Business Growth. “Este laboratorio es importante para el desarrollo de técnicas, conocimiento e innovación. Estos son los ingredientes que nos ayudaran a alcanzar valor y elevar los estándares de nuestros recursos naturales” dijo Anderton.