(Diario Financiero).- De las 220.000 toneladas de jurel que le corresponderán a la zona centro-sur en 2011, el presidente de la Asociación de los Industriales Pesqueros (Asipes), Roberto Izquierdo, dijo que se destinarán unas 70.000 a la producción de congelados y 120.000 a conservas.

"Si consideramos las cifras proyectadas, versus lo producido en consumo humano en 2010, esperamos que el próximo año se produzca un crecimiento de producción de congelados de 110% y en conservas de 100%", señaló Izquierdo.

Lo anterior, precisó el dirigente, no implica que los industriales de esta zona del país se encuentren en niveles de plena producción.

"Hay una importante capacidad ociosa en plantas de proceso para congelados y conservas, y por otro lado, existe un mercado bastante más grande que no se podrá abastecer", sostuvo Izquierdo, quien añadió que las 70.000 toneladas de congelados para 2011 distan bastante de la producción de 2009, cuando se alcanzaron 160.000 toneladas, y por lo tanto, la capacidad ociosa de estas unidades será uno de los aspectos más complejos del siguiente ejercicio.

"Si en años anteriores estas plantas promediaron 100 días de operación, llegando incluso, a siete meses de actividad en las temporadas con mayor pesca, en 2010 se registraron apenas 20 días de procesamiento. El panorama no es más optimista para 2011, ya que con la drástica reducción de la cuota de jurel se estima que la materia prima alcanzaría sólo para 44 días de operación", recalcó el presidente de Asipes.

En este escenario, dijo que las exportaciones de harina de pescado se verán impactadas en un 16% en comparación con 2010 y su elaboración se sustentará, principalmente, en los pelágicos pequeños, como sardina y anchoveta.

Envíos a la baja

A la hora de evaluaciones Izquierdo admitió que "2011 será un año tan complejo como 2010", dando cuenta del retroceso experimentado por las exportaciones.

En efecto, en materia de exportaciones, entre enero y octubre los envíos de la zona centro-sur bajaron 40%.

El dirigente detalló que se obtuvieron retornos por US$ 334 millones, mientras en el mismo período de 2009, alcanzaron US$ 554 millones.

Asimismo, las ventas físicas mostraron una caída de 60%, comparado con el año anterior totalizándose 206.336 toneladas.

En el caso de la harina de pescado, ésta registró una caída de 33%, obteniendo por este concepto US$ 219 millones, al tiempo que los congelados mostraron una baja de 50% a US$ 74 millones y las conservas un 52% para llegar a US$ 29 millones.

Según Izquierdo, parte de estas caídas se explican por la escasez del recurso jurel y por efecto del terremoto y maremoto del 27 de febrero.

Izquierdo dijo que al sumar las exportaciones y las ventas nacionales, en harina de pescado se generaron ventas por US$ 434 millones; en aceite, US$ 50 millones; en conservas, US$ 73 millones y en congelados, US$ 76 millones, totalizando la zona centro-sur US$ 634 millones.