SANTIAGO (Emol).- Paradójicamente, a pesar de tener más de 5 mil kilómetros de costa, los chilenos no somos grandes consumidores de pescados y mariscos. Sin embargo algo subimos su consumo precisamente después de las fiestas de fin de año y cuando arranca el período de vacaciones.

En ese contexto y cuando las carnes, particularmente de vacuno, han experimentado ya algunos reajustes relevantes de precios, los valores de los pescados y mariscos también deparan algunas sorpresas.

Si se observa la última estadísticas de la Oficina de Estudios y Politicas Agrarias (Odepa), que mide regularmente  los precios de pescados y mariscos en el Terminal Pesquero de Santiago, fechada el 23 de diciembre recién pasado, se denota algunos incrementos no menores de precios durante el año 2010.

Por ejemplo, en materia de pescados, la popular merluza, que tenía un precio mínimo de $550 y máximo de $650 en enero de 2010, el recién pasado 23 de diciembre tenía un precio mínimo de $750 y máximo de $800.

Todos los precios de la encuesta son a precios nominales, sin IVA y en valor de la moneda de su respectiva fecha. Asimimso, representan valores de productos colocados en el Terminal Pesquero de Santiago, es decir, no los que se pudiera encontrar en caletas a lo largo del país. Sin embargo, las tendencias observadas algo dicen respecto de los valores de los distintos productos.

Otro pescado muy consumido como la reineta, tenía un valor mínimo de $750 y máximo de $850 en enero de 2010, valores que pasaron a un mínimo de $1.300 y máximo de $1.400 al 23 de diciembre recién pasado.

Finalmente, la corvina que costaba $1.700 mínimo y $1.800 máximo a principios del 2010, en diciembre pasado llegó a $2.300 mínimo y $2.400 máximo.

Cuando se analiza los precios de algunos mariscos, se tiene que las populares almejas costaban a precio mínimo $300 y máximo de $350 en enero del 2010; y pasaron a costar el 23 de diciembre pasado $600 mínimos y $650 máximo.

Los choritos estuvieron algo más estables porque pasaron de $300 mínimo y $350 máximo, a $350 mínimo y $400 máximo y finalmente las también consumidas machas, pasaron de un precio mínimo de $1.150 y máximo de $1.250, un valor de $1.300 mínimo y $1.400 máximo, durante el primer y el último mes del año.

De modo que, bueno es sacarle provecho a los precios en los propios lugares de veraneo, que debieran ser más convenientes que los que registra Odepa en Santiago.