La apuesta de Pescanova por el sector de la acuicultura no es nueva. El grupo gallego es uno de los mayores productores europeos y la planta de Mira lo consolidará como el mayor productor mundial de rodaballo y uno de los cinco más grandes en el sector de los cultivos marinos, informó La Voz de Galicia.

 

Según los datos del 2006, Pescanova vendió 60.000 toneladas de especies de piscifactoría, de las 200.000 toneladas de productos del mar distribuidas en todo el mundo. Las otras 140.000 procedieron de la extracción salvaje, un 86% pescada con su propia flota (120 barcos) y otro 14% comprado a terceros.

El 40% de la producción de Pescanova en piscifactorías son langostinos, mientras que las especies salmónidas ocupan otro 40%. El grupo, que facturó el pasado ejercicio económico 1.100 millones de euros, pretende que el 50% de sus ventas procedan de la acuicultura en menos de cinco años. Su estrategia pasa por incrementar sus plantas de cultivo sin abandonar la pesca tradicional.

Las especies por las que está apostando la firma son, en primer lugar, el rodaballo, con el proyecto de Mira como estrella de sus inversiones, y en otro orden de preferencia el salmón y la tilapia (especie tropical).