A CORUÑA (Faro de Vigo).-  Las empresas productoras de rodaballo asentadas en Galicia vivieron en 2010 su segundo año consecutivo con malos resultados como consecuencia de la crisis económica aunque, aseguran, el balance no es "tan nefasto" como en 2009. El presidente de la Asociación de Productores de Cultivos Marinos (Apromar), Pablo García, califica el pasado ejercicio de "mediocre" pero matiza que fue "menos malo" que el anterior, en el que el sector registró los peores datos económicos de los últimos tres lustros.

El crecimiento de la producción durante el año pasado, a falta de datos oficiales definitivos, ha sido mínimo y la oferta en los mercados descendió, lo que facilitó un incremento de precios. Mientras que en 2009 el kilo de rodaballo de acuicultura alcanzó una cotización media de poco más de seis euros, este año superó levemente los siete euros, llegando en ocasiones a los 8 euros por kilo. "Esta subida no es tan espectacular como pudiera parecer porque hay que tener en cuenta que veníamos del peor año en mucho tiempo", matiza García. "El umbral de rentabilidad para las empresas productoras se sitúa en los seis euros y pico por kilo, con lo que el año pasado la mayoría de las compañías no ha perdido, ha empatado", explica el presidente de Apromar. De esta forma, según la patronal acuícola, el sector pudo reducir las pérdidas respecto a 2009 y algunas firmas incluso obtuvieron pequeños beneficios.

La industria del rodaballo preveía para 2010 un incremento en la producción en Galicia del 1%, pasando de las 8.070 toneladas de 2009 a 8.170 toneladas. De esta forma la comunidad gallega mantendría su liderazgo en esta especie en España y Europa, con la producción del 97% y del 88% de todo el rodaballo de acuicultura, respectivamente.

En España, al margen de Galicia, sólo cultiva esta especie Cantabria (250 toneladas) después de que autonomías como País Vasco o Asturias abandonasen la actividad con el inicio de la crisis. Mientras, a nivel europeo sólo producen rodaballo Portugal (536 toneladas, el 6,8% del total) y Francia (527 toneladas, el 5,7%).

Al margen de los problemas derivados de la actividad, el sector asegura que la principal dificultad en 2010 fue encontrar financiación para desarrollar nuevos proyectos o ampliar los ya puestos en marcha. "Es muy difícil acceder al crédito y no es que no se financien proyectos dudosos sino que incluso muchos seguros se quedan sin financiación. Actualmente las entidades financieras sólo aprueban préstamos para aquellas inversiones totalmente seguras y de clientes que necesitan muy poco dinero", explica el presidente de Apromar. Por ello, lamenta que proyectos "buenos", que necesitan bastante financiación, se están quedando por el camino.

Las perspectivas de futuro, según García, tampoco están muy claras. Considera que las dificultades económicas continuarán al menos durante el presente ejercicio y alguno más, con lo que el acceso al crédito continuará muy restringido, y no se atreve a dar una previsión de cómo se comportará el sector en 2011. "Ahora mismo hay una completa falta de visibilidad, no sabemos lo que va a pasar. Puede haber mejoría o empeoramiento porque hay cambios en el consumidor que no sabemos a qué responden y la demanda sube o baja muchas veces de forma incomprensible", sentencia el presidente de la patronal acuícola española.

Mientras el mercado del rodaballo respondió mejor de lo esperado en 2010, en lo que se refiere a precios, con la dorada ocurrió todo lo contrario: la demanda cayó y la oferta se mantuvo, con lo que la cotización de esta especie "cayó en picado" provocando grandes dificultades económicas a las empresas productoras españolas.