Roma. El reciente descubrimiento de que el alimento usado en algunas piscigranjas de USA contenía la toxina melamine, realza los desafíos que debe enfrentar el sector de la acuicultura, actividad que actualmente provee, según datos de FAO, el 44% del pescado consumido en todo el mundo.

 

La melamine es la misma sustancia encontrada en los alimentos para mascotas en USA y Canadá. La complicada vía en la cual este ingreso en la alimentación de los peces destinados para el consumo humano subrayan las dificultades envueltas en asegurar la seguridad de los alimentos en la era actual de la producción de peces, procesamiento y redes de distribución transnacionales: alimentos elaborados con gluten de trigo contaminado producidos en China fue exportado por una empresa de USA y vendida al menos a dos proveedores canadienses, los cuales a su vez exportaron a las piscigranjas en los USA.

Los funcionarios de salud de Canadá y USA resaltaron que la contaminación ocurrió a niveles bajos y que los peces que consumen melamine la excretan, y no presentan riesgo para el consumo humano.

Recientemente, varios estados de USA prohibieron las importaciones de catfish, después que los filetes congelados mostraron que estaban contaminados con antibióticos prohibidos.

Estos incidentes ilustran la importancia de mantener la seguridad de los productos en la acuicultura según Lahsen Ababouch, un experto en seguridad de productos pesqueros de FAO.

“Hoy la cadena global de producción de pescado y de abastecimiento es extremadamente complicado” dijo Ababouch. “Con cerca de la mitad de todo el pescado consumido proveniente de las granjas, y con casi 12 millones de personas que dependen de la piscicultura para sus ingresos diarios, es crucial garantizar que los productos de crianza son seguros para su consumo y de la más alta calidad posible”

Conferencia de FAO evaluará tendencias y desafíos

Garantizar la seguridad y la calidad en toda la cadena de abastecimiento de pescado es uno de los principales temas que se discutirá esta semana durante los tres días (29-31 de mayo) de conferencias sobre el comercio de los productos de la acuicultura en Qindao, China; organizado por FAO y el Ministerio de Agricultura de China.

La conferencia incluye sesiones sobre la gestión de la salud de los peces en la granja, la creciente complejidad en la estructuras regulatorias internacionales para las importaciones de productos de la acuicultura, y como establecer los sistemas de trazabilidad y etiquetado para que los comerciantes minoristas y los consumidores conozcan el origen del producto.

Otros temas a discutir incluyen la globalización de la cadena de abastecimiento de pescado en el mundo, las tendencias comerciales que contribuyen al crecimiento de la acuicultura, temas ambientales y de sostenibilidad, y el crecimiento de la competencia por el uso de aceite de pescado entre la acuicultura, la avicultura y el ganado.