(El Divisadero).- Un auspicioso escenario enfrenta la industria salmonicultura de Chile en el inicio del 2011. Según cifras del Banco Central, en enero de este año las exportaciones de salmón y trucha totalizaron US$ 352 millones. Se trata del mayor envío mensual en toda la historia del sector. Además, la cifra significa un incremento de un 51% respecto del mismo mes en el 2010.

El repunte se da pese a que los niveles de producción siguen siendo significativamente menores a la mitad de las 650 mil toneladas alcanzadas hacia el 2006 y el 2007.

Carlos Odebret, gerente general de SalmonChile (que reúne a casi el 75% de la producción del país), explicó al diario La Tercera que el factor fundamental para este incremento son los precios, los cuales tuvieron un fuerte ascenso en el 2010.

El último aumento de los valores se produjo en diciembre de 2010, cuando el salmón atlántico subió 33% y la trucha, 25%. Junto con ello, influyó, en menor medida, el factor de temporalidad de la producción de la especie Coho y la trucha Arcoiris.

El ejecutivo indicó que los precios han estado influidos, justamente, por la baja en la producción chilena, especialmente de salmón atlántico, y por la recuperación de la demanda mundial. "También influye la ampliación de Chile para el mercado de Brasil, lo que eleva el tamaño del mercado", señaló el ejecutivo. Agregó que Brasil en 2010 se transformó en el segundo destino de los envíos nacionales, lo cual estrecha el mercado y apuntala el precio.

En 2010, la industria alcanzó una producción de 287.500 toneladas, casi 100 mil toneladas menos que en 2009 (369 mil). Pese a ello, en valor, los envíos fueron similares a 2009, justamente por el alza que se dio en el precio durante el año.

Según SalmonChile, en el acumulado enero-diciembre de 2010, los precios del salmón Atlántico que va a Estados Unidos subieron 28%; el que se dirige a América Latina, en 39%; el valor de la trucha enviada a Japón aumentó en 18% y el salmón Coho, otro 8%.

Expectativas para 2011

Para 2011 el escenario parece auspicioso. A nivel de producción, en la industria estiman que los volúmenes podrían incrementarse a 310 mil toneladas, de la mano principalmente de la recuperación del salmón atlántico, el más golpeado por la crisis del virus ISA.

Al cierre de 2010, ese tipo de salmón representaba el 30% de la producción total (muy por debajo de cifras históricas), la trucha arco iris era el 41% y el salmón Coho, el 29%.

Sin embargo, existe cierta incertidumbre por lo que ocurrirá con los precios en el año. "No existen datos aún de la producción de Noruega, que es el principal productor de salmón atlántico, por lo que sólo sería especular, decir que los precios se van a mantener", afirmó Odebret.

Con todo, el ejecutivo se manifestó optimista por la situación sanitaria de los cultivos, que calificó de "óptima" y muy superior al estado que se verificaba en el último tramo de 2010.

Esto se grafica en el peso de los peces en la cosecha, que está en 5,5 kilos, muy por sobre los 3,5 que obtenían previo a la crisis del ISA.

Además, el nivel de mortalidad ha bajado a niveles marginales, mejorando los rendimientos de las empresas. Aunque todo esto ha significado ajustes en los márgenes. "Esta condición actual es óptima desde el punto de vista sanitario, pero significa incorporar mayores costos de producción", precisó el ejecutivo, quien recordó que el costo de producir ha subido 30%, como consecuencia de las medidas sanitarias tomadas y el nuevo modelo de producción.

Como parte de la recuperación del sector, Odebret destacó que aún está pendiente la publicación por parte del gobierno del reglamento sanitario, prevista para abril de este año.