Vigo (La Voz de Galicia). Pescanova no se ha planteado por el momento el desvío a Portugal de nuevas plantas de acuicultura proyectadas en Galicia. La empresa sigue dispuesta a invertir este mismo año en las tres granjas de rodaballo que su plan estratégico (donde se recoge una inversión superior a los 300 millones de euros hasta el 2010) dibujó en A Mariña lucense. Pero siempre que la Xunta habilite suelo «en un plazo razonable de tiempo».

 

El Gobierno autónomo presentó hace una semana un borrador del mapa acuícola que deberá resolver un trámite de alegaciones antes de su aprobación definitiva. Pescanova no reabrirá la negociación con el Ejecutivo gallego hasta que el documento esté vigente. Pero sigue dispuesta a esperar.

Los proyectos para la costa de Lugo incluyen la ampliación en Xove de la planta de Praia de Lago (que pasaría a producir 4.500 toneladas anuales de rodaballo con una inversión de 17 millones de euros), otra piscifactoría de 76.000 metros cuadrados en Morás (costará 62 millones y producirá 1.200 toneladas); y una tercera instalación en Penedo do Corvo (Ribadeo), de una extensión de 270.000 metros y un coste de 42,5 millones para producir 2.000 toneladas de rodaballo.

Casi la mitad de esta inversión (120 millones de euros) se cubriría con subvenciones por un valor próximo a los 60 millones. El proyecto que se frustró en Touriñán se ubicará finalmente en el municipio portugués de Mira, donde Pescanova gastará 140 millones en una granja de 820.000 metros cuadrados que producirá más de 7.000 toneladas de rodaballo.

El plan estratégico del grupo Pescanova, que en el 2006 superó los 1.000 millones de euros de facturación, con un beneficio neto próximo a los 20 millones y una capitalización en Bolsa que ronda los 375 millones, plantea llegar a producir en granjas la mitad del pescado que maneja en sus más de 20 centros de procesado de todo el mundo. La firma posee ahora una flota de 120 barcos, pero para alcanzar estos objetivos sigue buscando espacio para nuevas plantas de cultivo en Latinoamérica (Cuba o Brasil), España y Asia.

Además de las granjas gallegas abiertas en Vigo (4), Pontevedra y Xove, la firma, que comercializa cada año 140.000 toneladas de mariscos y pescados, mantiene operativas otras tres entre Cádiz y Huelva, y una docena en Chile y Argentina.

Desmentido en la CNMV

Por otra parte, Pescanova, remitió ayer una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores desmintiendo las informaciones publicadas por un diario nacional que aludían al abandono de Alfonso Paz Andrade de su cargo en el consejo de administración por supuestas discrepancias internas. La dirección del grupo asegura que la noticia «no se corresponde con la verdad». El propio Paz Andrade envió una carta a la dirección negando la información. Éste posee el 5% de las acciones de la firma, mientras el presidente, Manuel Fernández de Sousa, controla el 24,1%, ISC Holdigns un 20% y Caixa Galicia otro 17%.

 

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es