Tasmania. Científicos de la Tasmanian Aquaculture and Fisheries Institute (TAFI) de la University of Tasmania, han hecho un descubrimiento inesperado, que reescribe veinte años de investigación. Ellos han identificado una nueva especie del parásito ameba, que es la causante de problemas conocidos en la acuicultura del salmón del Atlántico.

 

Un equipo de la Escuela de Acuicultura, liderado por el profesor asociado Barbara Nowak y el Dr. Richard Morrison, viene estudiando la enfermedad de ameboide branquial (AGD) que afecta al salmón del Atlántico bajo cultivo, así como a otros peces marinos en todo el mundo.

Nowak dijo: “AGD es causado por un organismo marino unicelular (ameba) que ataca las branquias y causa el engruesamiento de los filamentos branquiales. Si no se trata, este puede causar fuertes pérdidas en la población. El baño en agua dulce es un método efectivo de tratamiento para el pez, pero es costoso y requiere de bastante mano de obra”.

Por cerca de 20 años, se creía que ciertas especies de amebas eran responsables de la enfermedad. Pero ahora el estudiante PhD, Neil Young, descubrió que de hecho la enfermedad es causada por especies desconocidas, y nombró a la especie como Neoparamoeba perurans.

El estudio, que fue publicado en el International Journal for Parasitology, es el primero en mostrar una asociación intima entre las especies de amebas identificadas y el desarrollo de las lesiones de AGD.

Young dijo: “Primero usamos métodos basados en el ADN para distinguir la nueva ameba de otras especies similares, y después combinamos el AND de la nueva ameba con la de las amebas parásitos en las branquias del salmón del Atlántico”.

“Los más interesante de este descubrimiento es que facilitara el desarrollo de diagnostico, tratamiento y vacunas que beneficiarán directamente a los productores de salmón”.