VERACRUZ (Hoy Veracruz).- Frita, en salsa verde, al cacahuate, al chile-limón, enchipoclada, en caldo, al acuyo, al chiltepín o como usted guste, la trucha de Rancho Viejo goza cada vez de mayor aceptación entre la población de Xalapa y visitantes.

Cultivada en el mismo lugar y preparada inmediatamente después de ser sacada del estanque de agua de manantial, este delicioso platillo es el sustento de la Feria de la Trucha, que año con año organizan una treintena de productores que unen sus esfuerzos para sacar adelante este evento, dar a conocer a Rancho Viejo como centro gastronómico de primer nivel y al mismo tiempo reactivar la alicaída economía de la población.

A la vista del comensal, decenas de mujeres en cada uno de los 30 establecimientos que se abrieron para este festival, mueven magistralmente sus manos para enharinar, ensalzar o embadurnar de mantequilla cada trucha, colocarla en la sartén, en el papel aluminio o en el cazo, mientras prepararan un plato de guarnición, elaboran tortillas de maíz a mano o preparan “gorditas” de frijol, chile-seco o salsa verde.

Tan lejos y tan cerca

Doña Lupita Hernández, secretaria de la Unión de Productores de Trucha del Cofre de Perote, señala que tiene más de 30 años de criadora y engordadora de trucha en todas las formas habidas y por haber y lo lamentable es que mucha gente de la capital no la conozca, “estamos tan cerca de la ciudad y tan retirados, la gente de la capital no la conoce y aquí en los restaurantes todos la preparan muy rica”.

Sin embargo no todo es miel sobre hojuelas, pues esta actividad es sacrificada y costosa, falta infraestructura y apoyos gubernamentales, además de que cada vez es más difícil encontrar agua limpia, ya que cada vez los ríos y arroyos están más contaminados, a pesar de que vive en la sierra, a más de una hora a caballo de Rancho Viejo.

“Para criar trucha se invierte mucho, luego vienen los temporales, y como ahora, no hay agua, fallecen muchas, es un negocio riesgoso pero es bonito, limpio, y a pesar de todo siento mucha satisfacción cuando saco animales grandes y gordos y más cuando los cocinan rico”.

Trucha, alimento saludable

El biólogo Noé Villegas lamentó que la trucha como alimento no sea tan conocida como otras especies del mar, como el huachinango, el robalo o el pámpano, a pesar de los beneficios que tiene para la salud de la persona.

“La trucha como todos los salmónidos tiene aceites omega, que sirven para eliminar el colesterol que va uno acumulando por consumir otros tipos de carne, además es muy nutritiva y sus nutrientes se asimilan rápidamente, si solo se comiera pescado el cuerpo funcionaría de mejor manera”.

Por si esto fuera poco dijo que quien consume trucha contribuye al combate a la deforestación, a la conservación del bosque de niebla y a la reforestación de amplias zonas en la región de Xalapa, Perote y Coatepec.

Piden levantar veda en la Cuenca del Río Pixquiac

Noé Villegas manifestó que se iniciaron los trámites necesarios para que se permita el cultivo de trucha en el área natural del Río Pixquiac, la cual está vedada para usos productivos.

“Se están haciendo gestiones para que por medio del Comité Sistema Producto Trucha, la veda no se derogue sino que se cambie, pues los productores de trucha solamente utilizan el agua para mantener a los peces mientras crecen y la devuelven al río casi con la misma calidad con la que entró”.

Indicó que la gente tiene que saber que la trucha es un animal muy limpio, que vive en la parte alta de las montañas, donde se produce el agua y que lo menos que hace es ensuciarla”.

Urge campaña intensiva e integral

Noé Villegas, también asesor de la Unión de Productores de Trucha de la Región del Cofre de Perote, indicó que lo que urge hacer se divide en dos vertientes: primero, mejorar los sistemas de producción, es decir, el cultivo y los sistemas de producción de la trucha a nivel de cada productor, y por otro lado una intensa campaña difusión para su consumo, “no tendría caso incentivar una demanda si no existen condiciones para incentivar el mercado”.

En cuanto a la demanda, indicó que a pesar de que a lo largo de la semana se registran bajas ventas, cuando menos los 30 productores agremiados a esta organización venden toda la producción, sin embargo la meta es hacer de Rancho Viejo un centro gastronómico importante, como lo fueron en su momento los mariscos de El Conchal para la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

“Esto ya se logró en Xico y Coatepec, en donde se han abierto más restaurantes, sin embargo ha llegado a ser tan alta la demanda que la gente que va a comer ya no cabe y se vienen para Rancho Viejo”.

Los comerciantes de la Feria de la Trucha esperan romper en esta edición el record del año pasado en que se vendió tonelada y media de trucha en los tres días que duró el evento.