Por Claudia Pérez Salinas.
Hermosillo (Notimex). El comisionado nacional de Acuacultura y Pesca, Ramón Corral Avila, informó que la acuacultura es una actividad estratégica a nivel internacional que, en el ámbito de la alimentación, es la segunda de mayor crecimiento económico en México sólo después de la computación y la electrónica.

 

En entrevista el funcionario federal explicó que esa ocupación ha tenido un crecimiento por arriba de 25 por ciento en tan sólo cinco años, por lo que la acuacultura nacional "va a rebasar a la agricultura, porque ya rebasamos a la ganadería".

El ex candidato del PAN a la gubernatura de Sonora explicó que esa entidad "era ganadera y con un presupuesto mayor para ese sector, pero la acuacultura ya la rebasó y ahora, tanto la agricultura, la ganadería y la pesca tienen el mismo presupuesto cada una".

Señaló que a la acuacultura se le veía como una actividad muy por debajo y ahora, en Sinaloa ocurre lo mismo que ya pasó en Sonora. "La tilapia, el ostión y el camarón son ejemplos exitosos de ello".

Explicó que cuando la fiebre aviar se dio en Asia todos los productores afectados se encaminaron a la acuacultura, "y eso nos
va a provocar un fuerte desequilibrio mundial". De ahí que en España, reveló, ya no buscarán producir camarón porque no es conveniente, sino que lo comprarán en el exterior a precios más bajos.

"En Asia harán esa fuerte producción para el mundo. Aquí, no nos ha pegado la fiebre aviar y ojalá que no ocurra pero si llega, entonces, muchos de los productores avícolas van a acceder a la acuacultura", subrayó.

Para Corral Avila, en México "apenas estamos comenzando a aprender a hacerlo, por lo que el crecimiento a futuro va a ser tremendo. La cuestión es que la alimentación a futuro va a depender en mucho de la acuacultura del mar".

Mencionó que sólo se conoce 15 por ciento de lo que hay en el mar, pues "conocemos más del espacio, de la Luna, que de lo que hay en el mar. Hay muchas partes en las que no sabemos lo que existe debajo del agua", y alertó que en un futuro los problemas no serán por el territorio, sino por el líquido.

Sobre el auge que tiene esta actividad en Asia resaltó: "a los chinos no les alcanzará la producción de acuacultura para su propio autoabasto, y a México a penas le alcanzará, por lo que no habrá producto en los diversos países para exportar y esto equilibrará la balanza".

En tanto, a nivel nacional se realiza una revisión de la NOM-030 para la introducción de camarón con el objetivo de evitar que entren al país crustáceos contaminados, además de que 83 por ciento de esa especie mexicana se exporta.

Esa es la razón por la que no puede atenderse la solicitud de los productores nacionales para cerrar la frontera a la importaciones, ya que entonces también en el exterior se cerrarían las fronteras para el camarón mexicano.

Indicó que el porcentaje de lo que ingresa a México en productos marítimos "no llega a tres por ciento de la producción nacional; sin embargo, debemos cuidar mucho la cuestión sanitaria".

En México, dijo, casi todo el camarón se produce en noviembre, ya sea en granjas o en el mar y al mismo tiempo entra al mercado, lo que representa un problema, pues los compradores afirman que hay mucho camarón importado para bajar los precios que pagan por el nacional.

Otra problemática a resolver es el hecho de que en sólo dos puntos de distribución se encuentra 50 por ciento de todo lo que se consume en el país: en La Viga, en donde se expende 30 por ciento y Zapopan en la que se comercializa 20 por ciento.