Lima, (ANDINA). La acuicultura se ha convertido en el principal abastecedor de pescado para consumo humano directo en el mundo. De acuerdo a las cifras de la FAO, el 44% de pescado que se consume en el mundo procede de esta actividad.

 

En opinión del organismo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la acuicultura puede ser la clave para cubrir la creciente demanda mundial de pescado y reducir de esta manera la presión sobre el recurso marino.

Sin embargo, según un estudio de la FAO, la acuicultura en el Perú tiene un bajo nivel de desarrollo y está orientada al cultivo de pocas especies. El 89 por ciento de la actividad se desarrolla en el mar y sólo el 11 por ciento en aguas continentales, subraya. “La acuicultura no constituye una industria, sino un conjunto de actividades dispersas con diferentes grados de articulación”, indica.

Trucha y langostinos

Diversas localidades de la Sierra están ligadas al cultivo de truchas.

Su crianza se inicia en 1925 cuando se importa 50 mil ovas embrionadas de trucha arco iris para ser sembradas en un vivero particular a orillas del río Mantaro, en La Oroya.

En 1934, por iniciativa privada, se instala un criadero en Quichuay y luego en Ingenio. Este último vivero pasó a manos del Estado en 1940, convirtiéndose primero en la estación de piscicultura de Junín, y hoy es el centro piloto de la truchicultura de la Sierra Central.

La crianza de la trucha se ha difundido ampliamente, incluso se le ha utilizado para repoblar ríos, lagunas y lagos, con resultados positivos.

Sin embargo, señala la FAO, existen “ciertas limitaciones naturales y otras causadas” por las actividades humanas como: ausencia de campos suficientes para su reproducción.

Otra actividad importante es la crianza de langostinos. Su cultivo se basa en la recolección de poslarvas de la especie en ciertas épocas del año, se aprovecha su tendencia natural de migrar hacia zonas más ricas en nutrientes y de menor salinidad.

Las poslarvas capturadas son sembradas en estanques construidos en terrenos arcillosos y generalmente salinos.

Se pueden obtener cosechas cada 4 o 6 meses, sus costos de producción son relativamente bajos y el producto tiene un gran valor en el mercado internacional. Lo que hace atractiva esta actividad.

Dificultades

El documento revela que no existe un estudio que indique cuántas personas trabajan en la acuicultura. Tampoco se cuenta con un inventario con datos de área de cultivo, inversión y personal, las diferentes modalidades de la acuicultura que se desarrolla en la Costa, Sierra y Selva.

Refiere también que existe una carencia de cuadros profesionales. “Falta una adecuada planificación en la formación del cuadro de profesionales por parte de las universidades, que debería regirse por las necesidades reales del país”, señala.
“La escasez de un apropiado número de personal calificado en los diferentes niveles (planificación, técnico y extensionista), es una de las razones que dificultan el desarrollo de la acuicultura en el Perú”, remarca.

La FAO indica que existe un esfuerzo disperso en esta actividad, hay limitaciones en la asistencia técnica, escasez de líneas de crédito y dificultades en la obtención de alimentos de buena calidad.

Cifras

- 105 millones de toneladas de pescado se destinan al consumo humano anualmente. De este total, 45.5 millones de toneladas son aportadas por la acuicultura.

- 40 millones de toneladas de pescado adicionales serán necesarias en 2030 para mantener los actuales niveles de consumo.
Ponen en marcha estrategia

Hace unas semanas el Ministerio de la Producción puso en marcha el proyecto Estrategia Nacional para el Desarrollo Sostenible de la Acuicultura en el Perú. Este esfuerzo del Gobierno es financiado por la FAO.

Uno de los objetivos del proyecto es elaborar un plan de acción nacional para la aplicación de la estrategia que indique la forma en que puedan participar diferentes entidades y usuarios en el desarrollo nacional de la acuicultura. Para ello se ha previsto realizar en cada una de las regiones un estudio de dicha actividad que establezca las bases de desarrollo regional de la acuicultura.

Para este proyecto el Ministerio de la Producción aportará 40 mil dólares, en servicios y personal especializado, y la FAO 282 mil.

Especies estudiadas

- Gamitana:
Los ensayos para su reproducción en cautiverio han tenido éxito. Se le considera una especie que puede servir como fuente de alimento en las comunidades nativas.

- Tilapia:
Esta especie, proveniente de Brasil, se ha aclimatado progresivamente en diversos ambientes. Se comercializa en algunos supermercados de la capital.

- Camarón:
Es considerado como el recurso de mayor importancia económico en los ríos de la vertiente occidental peruana. Aún falta consolidar su crianza en piscigranjas.

- Langostino:
Se realizan estudios en la estación de Los Esteros, en Tumbes, con el fin de hallar un método de cultivo en condiciones rentables. Las experiencias han sido positivas.

- Paiche:
Su cultivo es importante, esta especie está en peligro de extinción. Los esfuerzos para su crianza en cautiverio han sido exitosos, como lo demuestra el IIAP en Ucayali.