(La Voz de Galicia). Pesca ayudará a repoblar los bancos marisqueros de Camariñas con almeja de la variedad babosa cultivada en el minicriadero de la localidad y engordada en batea.

 

La directora xeral de Innovación e Desenvolvemento Pesqueiro, Fátima Linares Cuerpo, y el director del Centro de Investigacións Mariñas, Alejandro Guerra Díaz, visitaron ayer las instalaciones acuícolas en el puerto de Camariñas.

Durante su estancia se reunieron con los técnicos que trabajan en la planta y con la presidenta de las mariscadoras locales, Dolores Bermúdez, para concretar la fecha más apropiada para la siembra de los bivalvos y para hablar con el sector sobre los resultados obtenidos con las experiencias anteriores.

El número de unidades que se llevará a los bancos del municipio se acerca a 315.000. El proceso completo de cría se realiza en el minicriadero, donde las almejas son alimentadas con fitoplancton hasta que alcanzan un tamaño suficiente para poder sobrevivir en las playas.

La novedad de la experiencia puesta en marcha en esta ocasión, destacó ayer la directora xeral, radica en que los ejemplares que se sembrarán en la arena durante los próximos días tienen un tamaño algo mayor del habitual, conseguido gracias al engorde de las larvas en unas bateas especiales dispuestas en los pantalanes del puerto.

Así, las almejas que irán al mar tienen ya cerca de 12 milímetros. La mortandad de las crías disminuye en las playas en la medida en que aumenta su tamaño. Técnicos del minicriadero explicaban ayer que más de la mitad de los ejemplares sobrevivirán y alcanzarán la talla comercial necesaria.

Las instalaciones del Camariñas llevan tres años funcionando de modo experimental. Según la directora xeral, se trata de un minicriadero muy versátil que está dando «un rendimento moi aceptable» y que, por el momento, surte de cría a la agrupación local de mariscadoras sin ningún coste para las profesionales del mar.

Otro punto destacado de la experiencia, según Fátima Linares, es la formación que reciben los técnicos que trabajan en Camariñas. Todos ellos pasaron por el Instituto Galego de Formación de Acuicultura, trabajando después en otro minicriadero similar al camariñán situado en O Vicedo. Se trata de personal formado por la propia consellería, que aporta de este modo todos los elementos del proceso de cultivo de los bivalvos.

 

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es