El consumo de productos pesqueros entre los que se encuentran pescados de rio y de mar, sumado al famoso atún, sardinas y langostas está en 6,5 kilos pércapita al año, lo que indica "que estamos muy por debajo del promedio de los países de la región, los cuales registran consumos de nueve kilos anuales y en el mundo, 16 kilos. Situación que nos ha llevado a emprender la campaña para incentivar el consumo no solo en Semana Santa sino todos los días", le explicó a Terra Alejandro Londoño, director ejecutivo de Apropesca.


A esto se suma la reducción en la producción de pescado en los últimos tres años, la cual registra un descenso del 30 por ciento con solo 125.000 toneladas por año. "Esta situación se debe principalmente al fenómeno de la Niña y del Niño, a la revaluación del peso frente al dólar y a que la nueva generación no tiene el gusto por pescar".Se espera que esta semana el consumo aumente, pues es un producto muy bueno para la nutrición, además que siempre hay un pescado para cada bolsillo, agregó Londoño.

En los últimos dos años, el precio del pescado no ha tenido una alta variación, por el contrario se ha sostenido, le dijo a Terra Gloria Rodríguez, consumidora de este tipo de carne.

De acuerdo con un sondeo de precios que realizó Terra en las plazas de mercado y supermercados, los pescados que más acostumbran las familias a comprar son el bagre, el filete de tilapia, mojarra, pescado seco y capaz en menor proporción, cuyos precios oscilan entre 2.500 pesos la libra hasta 11.900 pesos.

En las plazas de mercado, la libra de mojarra está en 2.500 pesos y en las grandes superficies o supermercados oscila entre 4.400 a 5.500, la cual alcanza para dos personas en una comida. La libra de filete de tilapia en los mercados populares tiene un costo de 3.000 pesos y en los supermercados tiene un precio promedio de 5.900 pesos la libra y 8.800 el kilo en promoción con motivo de la Semana Santa. Esta cantidad, rinde un poco más y alcanza para tres personas en porciones pequeñas, en vista de que no tiene espinas, cabeza y cola.

El bagre sin cabeza tiene un costo de 8.500 y con cabeza 6.000 pesos la libra en las plazas de mercado, el cual generalmente es usado para sancochos y sudados. En los almacenes de cadena, el costo promedio está en 8.000 pesos sin cabeza.

Por su parte, el pescado seco muy apetecido en esta época tiene un precio de 11.900 la libra y hasta 9.500 en las pescaderías de barrio. Servido en porciones pequeñas alcanza para dos adultos y un niño.

En Colombia todavía más del 60 por ciento de la población profesa ser católica, religión que opta por el consumo de pescado, atún y huevo en la Semana Santa con el fin de guardar vigilia, lo cual generalmente incrementa las ventas de este producto en 15 por ciento.

De otro lado, las importaciones de productos pesqueros en el último año registran operaciones por 190 millones de dólares y en cuanto a exportaciones, estas se ubican en 150 millones de dólares.

Fuente: Terra