Por: Claudia Pérez Salinas
Hermosillo (Notimex). Enclavada en el kilómetro 17.5 de la carretera a Bahía de Kino, la empresa sonorense Alimentos Costa Mar se erige como la única en todo el país que se clasifica como empresa integradora en el ámbito de la acuacultura.

 

En entrevista, Manuel Espinosa, gerente de Producción de la planta de alimentos para camarón, perteneciente al Grupo Heras, explicó que se trata de la única empresa en todo México que produce desde el alimento para ese crustáceo, hasta grandes cantidades del animal para su exportación y consumo nacional.

La fábrica de alimentos para camarón de dicha empresa no tiene el fin de vender ese producto, sino sólo los camarones que se alimentan de él, por lo que las 150 toneladas de alimento para dicho crustáceo únicamente son para el autoconsumo en sus propios cultivos.

En 2004 se inició la labor de esa fábrica, cuya inversión total fue de cinco millones de dólares; de ellos, fueron recuperados 3.5 millones de dólares y se espera que en un lapso no mayor a dos años se recupere el resto.

Durante un recorrido por la planta, detalló que se tienen dos líneas de producción con capacidad para generar 12 toneladas por hora, de ahí que se produzcan 150 toneladas diarias de alimento para camarón. Sólo durante siete meses al año la fábrica trabaja para su autoabastecimiento.

"La ventaja más importante es bajar los costos de producción de camarón, ya que fabricamos nuestro propio alimento, así como hacer una fórmula de acuerdo con las necesidades de los animales que criamos", explicó.

El directivo destacó que en México "somos la única granja acuícola que fábrica, en su propia planta, los alimentos para los camarones que cultiva", para lo cual utiliza una tecnología de origen español, así como materia prima para alimentos que proviene de Chile, Canadá y Estados Unidos.

Esa empresa, sostuvo, es también la acuífera más grande de México, ya que cuenta con mil 400 hectáreas sembradas de cultivo de camarón, las cuales producen seis mil 500 toneladas del crustáceo al año.

Abundó que 80 por ciento de la producción de camarón que se genera en esa granja se exporta a Estados Unidos en la modalidad de maquetas congeladas, mientras que el resto se comercializa en el territorio nacional, en contenedores con hielo para su venta al público como producto fresco.

Un total de 10 millones de dólares se invierten en menos de un año en esa empresa para alimentar a la producción total de camarones que cultiva. La planta donde se genera el alimento para los crustáceos es 70 por ciento automatizada.

El alimento que en dicha planta se produce sirve para desarrollar al llamado camarón blanco vannamei, que alcanza hasta 29 gramos de peso.

El proceso para la creación del alimento de camarón recibe el nombre de "peletizar", ya que el nombre que tiene dicho comestible posee una forma que asemeja a la de los granos más pequeños de arroz, los cuales reciben el nombre de "peletz".

La densidad del alimento es compactada, lo que permitirá que se vaya al fondo del mar, sitio en donde comen los camarones.

Sus principales ingredientes son vitaminas, algas, soya, minerales, harina de pescado, harina de aves, trigo y aceite.