Murcia (La Opinión). El IMIDA inicia el primer proyecto de España destinado al engorde de este cefalópodo en jaulas frente a la costa de San Pedro del Pinatar

 

La Región de Murcia lidera la investigación de cría de pulpos en cautividad en mar abierto, un producto con mucha proyección en el mercado y por el que existe mucha demanda de las empresas de acuicultura de la Región.

Aunque todavía quedan aspectos por 'limar' en este tipo de cría, la estación de acuicultura del IMIDA (Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario) acaba de desarrollar, con buenos resultados, un proyecto piloto de engorde de pulpo en jaulas colocadas en mar abierto, a 6 millas de la costa de San Pedro del Pinatar.

Benjamín García está al frente del departamento de Producción animal del IMIDA, que comenzó a trabajar con este cefalópodo en los años 1998-99. "Donde más se trabaja en la cría de pulpo en cautividad es en España, Portugal y Japón, ya que en otros lugares no inspira tanta confianza en el plato", comenta.

El ciclo completo
Galicia ha sido la comunidad pionera en el ensayo de engorde de pulpos en jaulas y al producirse buenos resultados -aunque no es muy viable económicamente-, se comenzó a pensar en realizar todo el ciclo completo.

"Debemos conseguir la reproducción en cautividad y la producción de juveniles para cerrar el ciclo completo de vida a partir de reproductores tabulados en cautividad; y luego, engordarlos hasta lograr el tamaño comercial", explica García.

Los 'escollos' a salvar para desarrollar totalmente esta industria son lograr con éxito significativo la producción de juveniles -actualmente se capturan en el mar- y obtener una dieta artificial, un pienso comercializable.

"Sigue produciéndose una mortalidad alta de las 'paralarvas' y en este punto es donde el Instituto de Oceanografía de Vigo (Galicia) está centrando sus investigaciones", indica el director del departamento Animal del IMIDA, con sede en San Pedro del Pinatar.

El departamento murciano, por su parte, está trabajando en la dieta para el engorde de los animales. "La dieta artificial está siendo otro factor limitante para que la industria se desarrolle totalmente, ya que ahora el pulpo es alimentado con cangrejos y pescado de bajo valor comercial", matiza García.

Sin embargo este tipo de alimentación no es muy segura -hay fluctuaciones de productos en el mercado y además pueden ser portadores de enfermedades- y desde el punto de vista medioambiental deja muchos restos.

"Tampoco sirve la dieta artificial que se les da a los peces ya que el pulpo no traga el alimento sino que lo manipula mucho y hace una predigestión", argumenta el investigador.

Por tanto, este cefalópodo necesita una textura propia: "En este punto estamos centrados nosotros y ya tenemos unos formatos de alimentos que experimentalmente son válidos. Nos ha costado tres años de trabajo".

Paralelamente, este departamento ha llevado a cabo una experiencia piloto de engorde de pulpos con alimento natural en jaulas en mar abierto, en la que ha participado una empresa comercial. "Se ha conseguido que en 4-5 meses un pulpo de 700 gramos alcance los 3 kilos, mientras que una dorada de 12-15 gramos necesita entre 12-15 meses para alcanzar los 400 gramos necesarios para su comercialización", indica Benjamín García.

Fuente: http://www.laopiniondemurcia.es