El mes de noviembre se realizará el “Global Outlook for Aquaculture Leadership – GOAL 2011” en Chile. En este marco, Aquahoy aprovechó para conversar con el Dr. Adolfo Alvial, representante de la consultora Adolfo Avial Asesorías y coordinador del evento, sobre los avances y desafíos de la acuicultura chilena.

El Dr. Alvial es un profesional que se ha desempeñado como Gerente de Instituto Tecnólogico del Salmón S.A. (Intesal) y como Gerente Técnico de Marine Harvest Chile; en la actualidad, a través de su empresa consultora el Dr. Alvial viene asesorando a las empresas acuícolas.

1. La acuicultura viene creciendo de forma sostenida en todo el mundo, ¿Cuáles cree que son las principales desafíos que aun debe superar la actividad?

En efecto, la acuicultura mundial crece en forma sostenida en respuesta a una demanda creciente, la cual se verá fuertemente aumentada en los próximos años 10 años por el efecto de las clases medias proyectadas en economías emergentes. En consecuencia, este crecimiento está sostenido por la propia realidad actual y proyectada de los mercados. En ese marco, el gran desafío es cómo crecer de un modo sustentable minimizando los impactos de una industria que tiene aún tecnologías en plena evolución, al menos en su expresión industrial y global. La tarea por lo tanto, es reforzar  nuestras regulaciones, modelos productivos y la responsabilidad social, para alcanzar las metas de oferta, con mínimo efecto sobre el entorno social, cultural y ambiental y con garantía sobre la inocuidad y calidad de los alimentos que enviamos a los diversos mercados del planeta.

2. La salmonicultura chilena viene recuperándose de los estragos causados por el virus ISA; sin embargo, aun se presentan algunos hechos aislados ¿Ha aprendido la industria la lección?

Después de más de dos décadas de un crecimiento sostenido, a pesar de haber enfrentado desafíos de todo tipo, la industria salmonera chilena he debido resistir y superar el impacto de una crisis sanitario/ambiental muy significativa. Para hacerlo debió adoptar medidas rápidas y profundas que apuntaban directamente al cambio en su regulación y a su modelo productivo.
Esto sólo ha sido posible con un trabajo público – privado sostenido y generoso, y con el trabajo conjunto de diversos actores que han concurrido para hacerlo posible: productores, proveedores, bancos, Estado, y comunidad científica. Eso refleja una clara comprensión de la profundidad y urgencia de una crisis que de otro modo podría haber dejado una lesión permanente en la industria.

Por cierto que habrán más amenazas y nuevos desafíos. Imaginarlo de otro modo es ilusorio, lo importante es que las propias medidas que se adoptaron a raíz del ISA serán efectivas en minimizar su manifestación e impacto a futuro.

3. Una de las principales preocupaciones con respecto a la salmonicultura chilena es el impacto ambiental negativo que genera ¿Qué medidas se vienen implementando para superar este pasivo de la industria?

La acuicultura en Chile cuenta con un marco legal y buenas prácticas desde hace mucho tiempo. Ha habido normas ambientales que han sufrido ajustes así como acuerdos voluntarios de buenas prácticas en la industria que han ido evolucionando. No obstante, ha habido insuficiente investigación local como para sustentar sistemas de gestión ambiental sólidamente fundados en datos duros. La cual debe abordarse con el desarrollo de nuevos proyectos de investigación así como con la aplicación de programas de monitoreo centrados en indicadores de impacto ambiental y epidemiológico de carácter regular.

Hay que enfatizar la formación ambiental de Directivos, profesionales, técnicos y trabajadores en la industria. Hay aún insuficiente conocimiento y comprensión de los factores ambientales y su relación con la producción acuícola, lo que provoca que muchas veces estos aspectos sean minimizados u obviados.

Sin embargo, en la actualidad hay un nuevo marco legal y reglamentario que entre otros cambios en materia ambiental ha hecho posible que: se establezcan barrios o agrupaciones de centros de cultivo en el mar, con períodos de descanso obligatorios y coordinados; congelamiento de concesiones en zonas declaradas saturadas y supeditación de su reactivación a mayores estudios y definición de áreas en otras; precisión y mejoramiento de los sistemas de evaluación de impacto ambiental sobre los fondos bajo las aulas de cultivo, obligatoriedad de entrega de información regular y publicación de la misma; definición de tracks de navegación que minimicen dispersión de evntuales enfermedades, entre otras.

4. ¿Qué opinión le merece el desarrollo de una serie de estándares para la industria de la acuicultura, incluido la salmonicultura, será favorable?

Cuando éstos son consensuados por los diversos grupos de stake holders de la industria y descansan en métricas que son posibilitadas por la mejor información científica disponible, me parece que son de alta contribución. De otro modo, los mismos sistemas de buenas prácticas que normalmente los sustentan debieran requerir información en campos donde aún no es posible establecer esas métricas, pero que son de alta prioridad.

Cada empresa deberá definir a que estándar se adhiere, conforme a los requerimientos de sus mercados y a sus propios objetivos en materia ambiental, sanitaria y social. En cualquier caso, se está velando por una producción sustentable, que entre los diversos estándares tiene altos grados de similitud, lo cual trabaja en beneficio de la industria en el largo plazo y del interés de los propios consumidores.

5. Chile es conocida principalmente por su salmonicultura y mitilicultura ¿Qué otras especies son potenciales para la acuicultura?

A través de los años ha habido planes de diversificación que hoy buscan concentrarse en aquellas especies que presentan mayor potencialidad de tecnología y mercados a la vez que tengan mínimos impactos ambientales y sociales. La idea es canalizar recursos para que en un plazo de máximo 10 años se pueda contar con nuevos cultivos ya en etapa comercial. En esa fase se encuentran especies de aguas tempaldo – frías, como la merluza, el mero (o Chilean sea bass), la corvina y otros peces. Sin embargo, no quisiera dejar de mencionar la enorme potencialidad que tiene Chile en materia de producción de macroalgas, dirigidas a consumo humano y para otras aplicaciones industriales, incluyendo su uso como biocombustible, lo cual está siendo explorado en varios proyectos comerciales del país.

6. En noviembre se realizará una nueva edición del GOAL 2011 ¿Cuáles son los objetivos de este evento?

Lo primero que quisiera es señalar que esta versión de GOAL es muy bienvenida al país, por ser la primera vez que se realiza en el hemisferio Sur y por constituir una oportunidad para que la comunidad de líderes mundiales en acuicultura puedan conocer la experiencia de esta industria en Chile.

En segundo lugar, el tema y objetivo de la Conferencia es de alta trascendencia ya que buscan hacerse cargo de cómo se logra duplicar la oferta acuícola en la próxima década en forma sustentable y responsable, lo cual tiene que ver con ajustes en materia científico técnica, productiva, regulaciones, inversiones, mercados, etc. Es un tema inevitable, y cuanto antes las capacidades de todos quienes intervienen en esta industria se pongan al servicio de encontrar formas de desarrollo que den respuesta a estos aspectos, tanto mejor será para el futuro de una industria que debe transitar con menos sobresaltos y consecuencias sociales y ambientales negativas que nadie desea.

Datos de Contacto:
Dr. Adolfo Alvial
Adolfo Alvial Asesorías
http://www.adolfoalvial.cl

Global Outlook for Aquaculture Leadership – GOAL 2011
http://www.gaalliance.org/GOAL2011/