Por: Carlos Álvarez Janampa*
Según la Dirección de Energía y Minas de la Región de Huánuco existen un promedio de 130 petitorios mineros a la espera de dar inicio en la explotación de oro aluvial en la selva de la región de Huánuco (Tingo María), ningunos hasta la fecha ha presentado sus estudios de impacto ambiental, pero hay signos de que la informalidad prima y están ocasionando conflictos con los caseríos de la Cuenca del Huallaga y Pachitea, quienes con promesas y sobornos a autoridades locales vienen operando generando divisionismo y conflictos sociales.

Una de ellos es la Minera PENDENCIA I, Ubicado en el caserío de Pueblo Nuevo (Esperanza y Saipai) a 30 kilómetros de la ciudad de Tingo María, donde sin consulta alguna de las comunidades cuyos predios se encuentran titulados por COFOPRI, fueron concesionados sin consulta alguna al ministerio de agricultura menos aún a los pobladores de la zona.

La preocupación es grande de la población toda vez que ha dividido a la población con sobornos y peligra las únicas fuentes de agua que la comunidad de Saipay cuentan para su consumo, riego de pastizales, agricultura y sobre todo la actividad acuícola y pesquera de la zona.

La quebrada soledad cuenta con innumerables especies hidrobiologicos de valor ornamental que se perderían a consecuencia de la elevada turbidez del agua, contaminación del mercurio y así mismo la alteración de las propiedades iónicas del agua.

Existe preocupación por varios piscicultores en la zona, criadores de pacos, gamitanas y paiches, toda vez que la minera se ha posesionado en la cabecera de la quebrada soledad que alimenta sus predios, ocasionando turbidez y sedimento en las tuberías de conducción.

La Provincia de Puerto Inca cuenta con el rio Pachitea, en uno de sus tributarios se han posesionado mineros informales que vienen dragando grandes extensiones de áreas ganaderas, ocasionado elevada turbidez del agua, y contaminando con mercurio, arsénico y residuos de hidrocarburos, ocasionando la pérdida de miles de larvas y alevinos de grandes bagres como
la doncella, zúngaro, dorado etc., toda vez que el Pachitea es considerado como una de las cabeceras del rio Ucayali.

Por otra parte a nivel de la cuenca del alto huallga, se han incrementando la presencia de lavadores de oro informal procedentes de Madre de Dios, Puno y el exterior, quienes sin consulta alguna vienen dragando las orillas de los ríos, poniendo en riesgo el desborde de los ríos a áreas rurales y sembríos de pan llevar.

Ante tal situación la población vienen cooordinando acciones de protesta con la finalidad de expulsarlos de la zona, toda vez que dependen de la pesca y la acuicultura muchas personas.

*Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.