Almería (Ideal Digital). Los expertos del sector acuícola prevén que la actividad se duplique en los próximos cinco años, mientras que ocupa ya a 400 personas en la provincia La lubina y la dorada son las principales especies que se crían en Almería, aunque también se empieza a engordar atún y se hacen pruebas con corvina.

 

La acuicultura es una industria emergente en todo el mundo, que ha encontrado el enclave idóneo en Andalucía. En concreto, en la provincia de Almería, el pre-engorde y la cría de peces y moluscos generó el año pasado unos ingresos de casi 10 millones de euros.

La Asociación de Empresas de Acuicultura Marina de Andalucía ofreció ayer datos de este sector que sitúa a Almería como la segunda provincia andaluza en producción acuícola, mientras que es la primera en volumen de peces -ya que Cádiz que está por delante se centra más en la producción de moluscos y crustáceos. De hecho, en el año 2005 se produjeron en Almería 1.869 toneladas de peces. La mayor parte de la producción se centró en lubina y dorada, pero hay ya piscifactorías que también crían atún. Además, en la actualidad se están realizando pruebas para incorporar la corvina a la oferta.

El presidente de los empresarios acuícolas, Juan Manuel García, detalló que esta actividad tiene un crecimiento anual sostenido de un siete por ciento en Andalucía, lo que augura un buen futuro para el sector. En Almería, el crecimiento es aún mayor, ya que en los timos tres años la actividad acuícola ha crecido un 26 por ciento.

De las más de 70 sociedades que hay en Andalucía dedicadas a la producción de peces, moluscos y crustáceos, la mayoría son pequeñas empresas -50 de ellas-. En Almería se concentran un buen número de las de mayor tamaño. De hecho, de las 11 piscifactorías que hay en Almería, la mayoría tienen un tamaño medio o grande.

El principal problema al que se enfrenta esta industria en la actualidad es al elevado coste al que se enfrentan las piscifactorías, que tienen que pagar un canon de ocupación -de la zona de costa en la que se ubican las jaulas- y unas tasas portuarias que consideran elevadas.

La producción almeriense se caracteriza por el sistema de crianza en viveros flotantes. También destacan sus centros de pre-engorde, que se concentran en Carboneras y que son referencia en el país.

Futuro

Consigan o no superar este escollo, las empresas acuícolas tienen un buen pronóstico de futuro, ya que Almería es, dentro de Andalucía, la provincia que ha visto crecer más rápido la producción de doradas y lubinas. La cría artificial de peces ya da empleo en la provincia a unas 400 personas -entre personal científico, patrones, rederos y buzos-.

Además de esto, la creciente demanda de pescados de crianza, como la dorada y la lubina, y las magníficas condiciones del litoral almeriense, podrían suponer para la zona un incremento del empleo del cien por cien en cinco años, según las estimaciones de expertos en el sector.

Además, para satisfacer el cambio de hábitos del consumidor habrá que aumentar la producción un 20 por ciento al año.

Fuente: http://www.ideal.es