Por: J. M. Jamardo
(La Voz de Galicia). El viernes, los socios de la Asociación de Productores Mejilloneros de Cabo de Cruz están de fiesta. Celebran el treinta aniversario del nacimiento de la entidad y el veinticinco de la compra de la depuradora que poseen en Bueu, Pontevedra.

 

Los dirigentes de la entidad no han querido pasar por alto esta efeméride y pretenden realizar diversos actos conmemorativos, porque la singladura no ha sido nada fácil desde su fundación. El presidente de la Xunta de Galicia anunció su presencia en una fiesta llena de recuerdos.

La entidad nació debido a las inquietudes de los productores de la localidad crucense por mejorar una actividad que estaba inmersa en una profunda crisis, pues el producto tenía poca salida y los precios eran inferiores a la calidad del molusco. La situación era difícil y la única forma de salir a flote era agruparse y luchar por sus intereses, recuerda el presidente, Agustín Pose Romero, aunque reconoce que en aquellos años era un chiquillo.

Los empresarios buscaban llegar a los mercados y para ello el camino más corto era agruparse y comercializar el bivalvo. Tras cinco años, Agustín Pose señala que también debían comercializar el mejillón que ellos producción. Comenzaron a ver la posibilidad de poner en marcha una depuradora y su primera intención era instalarla en Cabo de Cruz.

Pero los problemas económicos que atravesaba una empresa privada en Bueu, que además les debía dinero, precipitó los acontecimientos y compraron las instalaciones.

Sector dividido

La asociación crucense nació con un potencial de alrededor de trescientas bateas. Pero los problemas internos y las discrepancias provocaron los primeros enfrentamientos. El reparto de cupos fue motivo de división. Así nació la asociación denominada Abanqueiro. Los integrantes de Amebarraña iniciaron una singladura en solitario hace unos 25 años.

En la actualidad, Cabo de Cruz cuenta con 116 miembros y un total de 154 artefactos flotantes, una cantidad respetable dentro de un sector muy disgregado, y también dividido.

Los directivos de la asociación sólo piensan ahora en los actos festivos. La jornada del viernes será el día grande. A las nueve de la tarde, y en la sede del colectivo, en las inmediaciones del puerto, tendrán lugar las principales celebraciones.

Emilio Pérez Touriño será el invitado de excepción, que estará acompañado por la conselleira de Pesca. Después una cena en Chicolino, pondrá el punto y final a los actos conmemorativos.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es