Madryn (Diario de Madryn). Comenzó a realizarse un plan de redoblamiento de bancos de mejillones en el golfo San José, a partir de una iniciativa de la Secretaría de Pesca de la Provincia, y que se ejecuta en inmediaciones de la zona denominada Riacho San José.

 

El Riacho San José es un paraje costero histórico desde la óptica pesquera artesanal, ya que desde hace más de cincuenta años se ha desarrollado allí una actividad de recolección costera de moluscos bivalvos como cholgas, mejillones, almejas y navajas entre otras especies, además de ‘pulpitos’ –cefalópodos- en bancos de aguas someras, en bancos intermareales y en las restingas.

En los últimos años la situación de los bancos costeros ha sido crítica, con una disminución en biomasa de más del 60 por ciento en los bancos de mejillones, lo que había sido el sostén económico de la comunidad que vive en la zona del Riacho, la cual sobrevive de lo producido con la recolección costera en Península.

Ante esta situación, la Secretaría de Pesca de la Provincia ha decidido encarar un plan de repoblamiento mediante la fijación y captación de semillas de dicha especie.

El plan lo puso en marcha la Dirección de Innovación Tecnológica y Nuevos Proyectos de la Secretaría de Pesca de la Provincia, a cargo de Juan Carlos Mota, y con la activa participación en los trabajos de campo, del oceanógrafo Rubén Manríquez, integrante del personal del Área Técnica de esta oficina. Según comunicó Mota, quien dirige el proyecto es el oceanógrafo Fabián García, responsable de extensión del área técnica de esa secretaría.

Con información recogida durante la campaña desarrollada en abril pasado, se determinó la superficie actual de los distintos bancos donde se piensa trabajar en la recuperación de la especie mejillón.

Como resultado, se estableció que serían los dos bancos principales que han sido utilizados históricamente por los recolectores del paraje, como los lugares donde colocarían las estructuras que posibiliten la recuperación de esos bancos, probando distintos métodos.

Uno se encuentra a unos cinco kilómetros al noroeste del asentamiento El Riacho, denominado “Banco de los Palos”, y que posee un suelo que alterna restingas y arena-grava. El primer tipo de suelo permite una mayor fijación en la zona intermareal, pero en el segundo, los temporales han producido gran deterioro, por lo que se decidió colocar estructuras en lo que es la periferia y en torno a un islote.

El otro sitio elegido es el “Banco de Enfrente”, ubicado a tres kilómetros al este del asentamiento, sobre un sustrato arenoso-fangoso que dificulta la fijación de los mejillones, y se torna más frágil ante la incidencia de la recolección o temporales. Este tipo de fenómenos ha producido que el banco esté totalmente desprovisto de mejillones.

Según comentó Mota, a mediados de mayo se colocaron las redes diseñadas para cada banco, la fijación de los mejillones (chofas) aglutinados con canto rodado y la captación de ‘semillas’ de mejillón con colectores.

“Este trabajo se desarrolló durante bajamares extraordinarias, tiempo en que se puede acceder a los bancos intermareales con mayor facilidad” explicó, a la vez de indicar que “consistió en el anclaje con estacas de hierro de un paño rectangular simple de red merlucera  de diez por cuatro metros de lado, en el caso del suelo firme. En el caso de captación de semillas de mejillones en el islote, se utilizó un paño igual, con cuatro anclajes de tiras de soga de red atados a estacas de hierro nervado.

En el caso del suelo fangoso del “Banco de Enfrente”, se utilizó paños dobles con malla de 45 milímetros, en forma de trapecio, de diez metros de base, por tres, por siete y tres metros en el resto de los lados en uno de los sectores, y en el otro se utilizó un paño simple de veinte por tres metros y medio de lado, y se lo fijó con la ayuda del recolector Manuel Díaz. Para el anclaje se enterraron boyas plásticas perforadas y unidas con sogas a los extremos de los paños. “Se comprobó que este tipo de boyas perforadas, rellenas con arena y fango, enterradas a medio metro de profundidad resultó muy efectiva” indicó Juan Carlos Mota.

“Mientras se realizaba el anclaje, simultáneamente se contó con la colaboración de los permisionarios recolectores Ada Díaz, Américo De la Canal y Osvaldo Arriagada, quienes junto al personal de la Secretaría de Pesca recolectaron chofas para colocarlas en los distintos paños” subrayó.

Finalmente, destacó que se trata de “la primer experiencia a gran escala  que se realiza en el país para intentar recuperar bancos intermareales de moluscos bivalvos”, por lo que se tienen “grandes expectativas” en cuanto a los resultados que “se pueden obtener hacia la primavera”, respecto a la captación de semillas y a la fijación de las chofas de mejillón en los paños de redes que se colocaron.

Fuente: http://www.diariodemadryn.com