Roma. La Food and Agriculture Organization (FAO) de las Naciones Unidas convocaron a mejorar las políticas para conservar los recursos genéticos de peces e incrementar la seguridad alimentaria mundial, advirtiendo de los impactos ambiental y social adversos si esto no se realiza.

 

“La carencia de una gestión coherente de los recursos genéticos de los peces del mundo, se esta convirtiendo en un problema serio” informo FAO en Roma, al inicio de la reunión de la Comisión sobre los Recursos Genéticos para los Alimentos y la Agricultura.

Este año participan de la sesión de la Comisión, 167 países y la Unión Europea. El tema a tratar es de cómo mejorar la gestión de la diversidad genética de los océanos, mares, lagos, ríos, humedades y piscigranjas del planeta, para  proteger su contribución a la producción de alimentos.

La rápida expansión de la acuicultura y la sobreexplotación de muchos recursos pesqueros, ha creado condiciones en donde el irresponsable uso de los recursos naturales puede resultar en impactos ambientales y sociales adversos, conflictos e insostenibilidad, según el Departamento de Pesca y Acuicultura de FAO.

De acuerdo a FAO, la transición exitosa a una acuicultura y pesca más responsable, sostenible y productiva, dependerá grandemente de la gestión efectiva de los recursos genéticos de los peces.

Asimismo,  FAO indica que los recursos pesqueros se encuentran totalmente explotados o están disminuyendo. Para el año 2030, se requiere de 40 millones de toneladas adicionales de pescado por año, para satisfacer la demanda global. La acuicultura, la cual provee el 44% de todo el pescado consumido, es la vía lógica y práctica para satisfacer estas necesidades.